Por Felipe Costa
25 noviembre, 2020

El perro fue encontrado como callejero por un refugio de la ciudad y pese al tiempo que estuvo perdido, el microchip fue clave para encontrar a la dueña.

La tenencia responsable de animales es un proceso que para muchos puede ser complicado, pero que no hay dudas de que implementarlo ha significado más un avance que un problema. Para muchas personas la instalación de una vacuna o un microchip está fuera del alcance debido a que no existen planes de subvención para todas las mascotas. Muchos dueños prefieren no hacer nada porque incluso le temen a estos nuevos métodos.

Sin embargo, para una mujer en Texas, Estados Unidos, no hubo mayor satisfacción que saber que al implementarle el microchip de registro a su perro, pudo reencontrarse con él luego de 7 largos años. Su búsqueda nunca cesó.

Honey – Servicios de Cuidado de Animales de San Antonio

La feliz historia de reencuentro fue publicada en Facebook, por los Servicios de Cuidado de Animales de San Antonio, luego de que encontraran al perrito en estado de callejera.

Una vez el perrito pasó por el proceso de registro, se dieron cuenta de que tenía nombre, se llamaba Honey y su dueña lo había dado por perdido. El refugio de animales se puso inmediatamente en contacto con la dueña quien se llevó una inmensa sorpresa y no esperó por ir a ver si era cierto.

El paradero del perro fue siempre un misterio, pero lo importante era que había aparecido. Una vez la dueña llegó al lugar estalló en lágrimas, como cuenta el Servicio de Cuidado de Animales de San Anotnio, cayó de rodillas y lo sostuvo en brazos.

Honey y su dueña – Servicios de Cuidado de Animales de San Antonio

La portavoz del refugio, Lisa Nordwood contó a KSAT que tan pronto la mujer lo vio, comenzó a gritar su nombre “¡Honey , Honey!”

“He aquí el poder del microchip. Son historias como Honey las que nos recuerdan la diferencia que la ley de microchips de nuestra comunidad puede hacer para las mascotas y su gente”.

–Lisa Nordwood a KSAT

Apoyo – Pixabay

Iniciativas como las del refugio de San Antonio son inmensamente necesarias, puesto que hacen entregas de microchips de forma gratuita y para aquellos que son son de la ciudad el precio es de tan solo 5 dólares. Sin duda la facilitación de este acceso es capaz de marcar la diferencia, porque así como Honey, hay cientos de perros que pueden encontrar su dueño si cuentan con la herramienta.

Puede interesarte