Por Antonio Rosselot
17 mayo, 2019

Menos de 6 dólares por cada animal torturado. Una vergüenza.

Unos hablan de fanatismo, otros hablan de derechos básicos, pero la verdad es que este caso es realmente de no creer. Joaquín Maluenda, conocido como «Tachuela Grande» y creador del Circo de los Tachuelas, fue condenado a pagar sólo 96.706 pesos chilenos (unos 140 dólares) por el maltrato de 25 animales pertenecientes a su circo, informó Radio Bío-Bío. En su parcela de La Pintana, una comuna en Santiago de Chile, se encontraron 8 tigres, 15 monos, un emú y un oso pardo en condiciones pobrísimas de salud e higiene.

«El bajo peso de las especies refleja que ellos no han recibido la nutrición necesaria para su subsistencia (…) el enjaulamiento de especies salvajes y silvestres provoca un daño sensible en los animales y daños físicos derivados de la poca movilidad, tales como artrosis y atrofias musculares.»

Querella original, interpuesta por la Fundación EDRA (Equipo de Defensa y Rescate Animal)

Fundación EDRA

El detalle del parte policial es aún más severo: por ejemplo, una de las tigresas estaba 120 kilos por debajo de su peso normal y tenía una infección a los ojos, arriesgando perder la vista. Por otra parte, la policía comentó que varios de los monos «se encontraban con alopecia severa, problemas con piezas dentales con dolor evidente, rigidez al caminar, posible ceguera, cola mutilada y deshidratados».

Si bien el caso se estaba llevando desde el 2016 y las evidencias de maltrato eran claras, la Fiscalía Nacional ofreció una «salida fácil» a Maluenda: aceptar su culpabilidad y pagar una multa para evitar su encarcelamiento. Pero el colmo de todo es que, sumando y restando, lo que debió pagar el acusado no excedía los 6 dólares por cada animal. 

Fundación EDRA

Otro tema muy importante es que no es la primera vez que Maluenda es condenado por maltrato. Hace unos años fue acusado por maltratar a Ramba, la elefanta del circo, quien vivió con los Maluenda durante 14 años en espantosas condiciones. En esa ocasión, el Servicio Agrícola Ganadero de Chile decomisó al animal dado que no tenía sus papeles de origen, pero en un giro aún más absurdo, lo entregaron en custodia… a los mismos Maluenda.

La Nación

Será dífícil, casi imposible, entender el criterio de la justicia chilena en este caso. Mientras tanto, sigamos preocupándonos de que los animales no sean objeto de maltrato y evitemos su sufrimiento. ¡Responsabilidad y cariño ante todo!

Puede interesarte