Por Daniela Morano
19 junio, 2019

Más de 70 ballenas aparecieron varadas en las costas de Washington y las autoridades ya no saben dónde dejar los cuerpos. Su única opción son los terrenos privados.

Organizaciones locales de Washington, Estados Unidos, se encuentran en problemas luego de que 70 ballenas grises aparecieran muertas en la costa de sus playas. El gran número de muertes de estos cetáceos en el último año es el más alto en 20 años; científicos creen que están muriendo de hambre pues no encuentran alimento en los océanos altamente contaminados.

Y ahora, las autoridades no tienen dónde dejar los cuerpos.

Los oficiales de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica le están pidiendo a los propietarios de extensos terrenos que presten sus tierras para dejar a las ballenas hasta que se descompongan. Sin embargo los cadáveres pueden tardar meses en desaparecer por completo y el olor no es nada agradable.

AP

Mario Rivera y Stefanie Worwag son una pareja de Washington que actualmente conviven con el cadáver de una ballena de 12 metros, la cual fue trasladada hasta su terreno con su permiso. Worwag es veterinaria y participó en la autopsia del cetáceo y dice que el olor «no es tan malo» y que «¿cuántas oportunidades tiene uno en la vida de ver algo así?».

Oregon Live

Hasta ahora, 30 de las ballenas se encuentran en la costa de Washington, 37 en California y 3 en Oregon.

El inusual suceso está siendo investigado, especialmente porque se cree que en los próximos meses más ballenas aparecerán muertas en las costas. Si bien se sabe que tiene que ver con problemas de alimentación, deben pensar en algún plan a corto plazo para lidiar con la enorme cantidad de cadáveres.

Sealife Response Rehab Research

Según Betsy Carlson del Centro de Ciencias Marinas de Port Townsend, al menos no habría que preocuparse por la extinción de esta especie pues se han registrado alrededor de 27 mil ejemplares vivos en el océano.

Puede interesarte