Por Daniela Morano
10 mayo, 2019

Cuando Brendon Reed, un joven de 22 años, llegó un día diciendo «quiero llevarme a Higgins» ninguno de los voluntarios podía creerlo.

Cuando Leslie Renner, directora ejecutiva de The Humane Society of Preble County en Ohio, Estados Unidos, escuchó que alguien preguntaba «¿por qué no simplemente lo sacrifican?» sobre un perro que llevaba 6 años ahí, supo que la realidad sobre la información que tiene la gente respecto a la adopción es mucho menor a la que imaginaba.

Higgins vivía en el refugio hace 2,381 días.

Facebook Humane Society of Preble County

Llegó cuando era un pequeño cachorro y fue adoptado de inmediato, pero el 2012 regresó. «Supimos que no era más que un perro encadenado a una casa de perro», le dijo Renner a The Dodo. «Un año después alguien se encontró con un perro callejero, y era él. Nadie jamás vino a buscarlo. A nadie le importaba».

Se sentía más cómodo cuando estaba solo, sin otros animales cerca, así que eso le redujo sus posibilidades de ser adoptado, pero Renner asumió que había que ser paciente para que llegara la persona adecuada.

«La gente busca cachorros o perros de 6 meses. Cuando volvió ya tenía un año, y de ahí dos y de ahí tres».

Facebook Humane Society of Preble County
Facebook Humane Society of Preble County

Después de tanto tiempo en el refugio, la gente comenzó a asumir que algo malo había con él. No por nada está ahí hace tan tiempo.

«Siempre tenía expresión de preocupación que lo hacía ver un poco intimidante cuando estaba en su jaula. La gente lo ignoraba».

Facebook Humane Society of Preble County
Facebook Humane Society of Preble County

En el día 2,381 las cosas cambiaron. Brendon Reed entró y dijo «quiero llevarme a Higgins». El joven de 22 años recién había comprado su primera casa, y cuando vio fotos del perro en redes sociales y supo su historia, decidió que quería cuidarlo. «Es bello y muy simpático… No sé cómo nadie lo adoptó antes».

Facebook Humane Society of Preble County

Después de seis años y medios, Higgins por fin dormía en un sofá, viendo televisión y corriendo por su propio jardín, lejos del estrés de un refugio.

 

 

Puede interesarte