Por Valentina Miranda
13 mayo, 2022

Rocky es un animal de terapia certificado que fue adoptado por Steve y Julie Donizio, luego de que él viera en el hospital el efecto positivo que los perritos generaban en los pacientes, así que pensó que un pony sería de mucha ayuda para que los ancianos salgan de la monotonía en los asilos.

El buen humor y el cariño ayuda a que nos sintamos mucho mejor en los momentos más difíciles, especialmente a aquellos que luchen contra una enfermedad o se sientan solos. Por eso hay hospitales y centros de terapia que cuentan con animales para alegrar el día con su ternura y amistad, aunque también en universidades y empresas para darle tranquilidad a quienes estén estresados.

Por lo general suelen ser lo perritos los expertos en esta materia, pero también hay otras especies que ayudan considerablemente a quienes más lo necesitan. Uno de ellos es Rocky, un pony de terapia que está certificado para el cargo.

Captura de pantalla: Denver7 News

Esta pequeña criatura vive en la ciudad de Littleton, en el estado de Colorado (Estados Unidos), junto a sus dueños Steve y Julie Donizio, quienes se sienten muy afortunados de tener a un animalito que ayuda a las demás personas con su ternura y encanto.

La pareja tomó la decisión de adoptarlo luego de que Steve pasara un tiempo en el hospital, donde vio el efecto positivo que los canes generaba en los pacientes.

Captura de pantalla: Denver7 News

“Vi a todos los perros de terapia y te hacían feliz cuando estabas allí. Así que dije: ‘Vamos a conseguir un pony de terapia’“, contó Steve a Denver7 News. Su esposa Julie no creyó que hablaba en serio, pero aún así tomaron la iniciativa, una de las mejores que han tenido en su vida.

Rocky visita con mucha frecuencia los centros de vida asistida, entre ellos el ThriveCare Assisted Living, donde residen algunos de los adultos mayores de la ciudad. Sus días se alegran cuando ven al pony en el hogar.

Captura de pantalla: Denver7 News

“Él es tan hermoso. Rompe la monotonía. Ya sabes, lo hace más duradero, digámoslo así”, dijo uno de las señoras del centro a Denver7 News. No solo los ancianos tienen la fortuna de ser visitados por Rocky, sino que también los niños en algunas escuelas.

Para sus dueños no hay nada más gratificante que ver todo el impacto positivo que el pony causa en las personas que le rodean. Su pequeño cuerpo y ternura hacen que sea muy difícil resistirse de acariciarlo y quererlo. “Tenemos suerte de que sea un buen chico. Puede que no lo sepa, pero es un buen chico“, dijo Steve al medio.

A quien no le alegraría el día ver a un animalito tan adorable como Rocky.

Puede interesarte