Por Antonio Rosselot
6 septiembre, 2019

Los rescatistas sacaron 4 bolsas de basura llenas del pelo de Cocos, que estuvo prácticamente olvidado y encerrado por un año.

Cocos, un pequeño perro de raza pastor inglés, vivía tranquilamente con su dueño Gore Zhdanov, un anciano de la ciudad de Novosibirsk (Rusia). Pero cuando el hombre falleció, la tranquilidad de Cocos se fue al tacho de la basura: fue regalado a un grupo de esas personas que nunca en la vida deberían tener mascotas.

Como fue parte de la herencia de Zhdanov, sus nuevos dueños —es decir, la familia del anciano— no sabían qué hacer con el perro, así que decidieron dejarlo en el apartamento desocupado del difunto para que cuidara las pocas pertenencias que allí habían.

Daily Mail

En todo el año que Cocos estuvo a cargo de sus nuevos dueños, éste apenas recibió lo básico para sobrevivir: un poco de agua, comida y ya está. Pero el problema mayor no fue ese (sorprendentemente), ya que el pelaje de los perros de esta raza crece muy rápido y toma mucho peso si no es mantenido periódicamente.

Daily Mail

Por lo mismo, Cocos llegó a tener tanto pelo que no podía caminar de lo pesado que estaba su pelaje.

Daily Mail

Cuando los familiares de Cocos decidieron vender el apartamento, lo hicieron incluyendo al mismo perro en el paquete. Y una vez que los rescatistas del refugio animal llegaron a buscarlo, se encontraron con un espectáculo bastante choqueante.

Daily Mail

El pelaje de Cocos estaba cubierto de heces y orina, las cuales fueron absorbidas por el pelo y le dieron un peso importante. Se necesitó el esfuerzo de seis trabajadores para quitar todo el pelo de Cocos y dejarlo «a pellejo vivo», en un proceso que duró tres horas en total. El perro tenía abscesos e hinchazones en todo su cuerpo.

Daily Mail

«Apenas podía caminar y estaba en un estado muy lamentable. Sus dueños nos llamaron para que nos lo lleváramos, porque decidieron vender el apartamento una vez que se solucionó el papeleo de la herencia (…) sacamos cuatro bolsas de basura de 100 litros llenas de pelo».

Vitaly Kornilova, del equipo de rescatistas, al Daily Mail

Daily Mail

Hoy, Cocos es un perro feliz y su nuevo corte de pelo le queda genial. Vive con Elena Rivvo, una mujer de la misma ciudad que es experta en pastores ingleses y que lo ha puesto en una dieta especial con vitaminas para que se recupere completamente. Pero lo mejor de todo es que ahora puede estar tranquilo, en una casa donde recibe todo el amor del mundo.

Daily Mail

Si nosotros no nos preocupamos de cuidar a nuestros animales, ¿quién lo va a hacer? ¡Seamos responsables con las vidas ajenas!

Puede interesarte