Por Antonio Rosselot
2 octubre, 2019

También conocido como «lobo de crin», esta especie habita las pampas y pastizales de Sudamérica central; como cazan presas pequeñas, no son riesgo para los humanos ni para el ganado doméstico.

Hoy, en una nueva edición de «Animales rarísimos», les mostraremos a un mamífero que está lleno de contradicciones.

No, no es que esté pasando por un momento de su vida en que no sepa qué hacer, sino que esas contradicciones se manifiestan en su aspecto: tiene patas de venado y pelaje de zorro, pero es en realidad un lobo. 

Smithsonian’s National Zoo

Les presentamos al lobo de crin (o aguará guazú, como se le conoce en la lengua guaraní), el canino más grande de Sudamérica: puede alcanzar entre 20 y 30 kilos de peso, más de un metro de altura y 1,25 metros de largo.

Smithsonian’s National Zoo

Este solitario animal habita en Sudamérica, específicamente el norte de Argentina, centro y sur de Brasil, la zona del Chaco paraguayo y boliviano, y también el sur de Perú. Sus hábitats naturales son los espacios abiertos y semiabiertos, especialmente las pampas con pastizales, algunos arbustos y árboles desperdigados por el territorio.

Nadie sabe muy bien cómo es que este lobo logró amalgamar a tres especies distintas en una sola, pero hay varias explicaciones a su aspecto: en cuanto a sus patas, se dice que se fueron adaptando evolutivamente por vivir en pastizales altos; su pelo es generalmente rojizo anaranjado, y tiene una densa melena negra en su lomo, lo que le da su nombre.

Smithsonian’s National Zoo

En cuanto a sus hábitos alimenticios, el lobo de crin es omnívoro pero principalmente se alimenta de frutas y vegetales, siendo la lobeira («manzana del lobo») el alimento que más consume. También caza pequeños animales, como roedores, conejos e insectos, a los que detecta con la sensibilidad de sus orejas.

Finalmente, cabe destacar que el lobo de crin no supone amenaza alguna para el ser humano ni para el ganado doméstico, ya que como mencionamos antes, busca presas más pequeñas para alimentarse. Sin embargo, al ser confundido supersticiosamente con el lobizón u «hombre lobo» —una de las leyendas locales— es extensamente cazado a pesar de estar protegido; muchas veces se los llevan a zoológicos, donde son muy apreciados por su exótica forma.

Imgur

Les dejamos más fotos de este bello animal, que en verdad es tres animales en uno:

Flickr
Flickr
Wikimedia Commons
Hamlet Hub
Greensboro News & Record
Greensboro News & Record

Puede interesarte