Por Antonio Rosselot
3 julio, 2020

De acuerdo a cifras de las autoridades medioambientales de Brasil, en junio de 2020 se registraron casi 2.300 incendios y aún no llegan a la fase más crítica. El “pulmón verde” de América se consume poco a poco.

Sinceramente, este 2020 no tiene intenciones de darnos tregua.

El miércoles pasado, las autoridades medioambientales de Brasil revelaron que los incendios que actualmente aquejan a la Amazonía subieron en casi un 20% respecto al mismo mes del año pasado, convirtiéndolo en el peor mes de junio de los últimos 13 años.

Phys.org

Justamente es en el sexto mes del año cuando comienza la temporada seca en la selva amazónica, y en esta ocasión se registraron 2.248 incendios. Los analistas prevén que 2020 será mucho peor que el ya desastroso 2019, lo que desató la ira y preocupación de gran parte del planeta.

El Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE), encargado de monitorear las alertas de incendio en tiempo real, no había registrado tantos focos de fuego desde el año 2007, cuando reportaron más de 3.500 siniestros. Sin embargo, se esperan un panorama bastante más sórdido para el mes de agosto.

Mercopress

Lamentablemente, la gran mayoría de los incendios del Amazonas son provocados por el ser humano, siendo la deforestación causada principalmente por los agricultores que “despejan” los terrenos para cultivar.

Para los ecologistas y una parte importante de la población, otro de los grandes culpables de este infierno literal es el presidente Jair Bolsonaro, a quien acusan de promover la deforestación al legalizar las actividades agrícolas y mineras en zonas protegidas.

Fernando Bizerra / Shutterstock

Las consecuencias también podrían impactar en la salud de la gente. Los especialistas advierten que, en caso de haber un alza en el número de incendios, podría aumentar la dificultad respiratoria de una población que ya está tremendamente afectada por el coronavirus.

El peligro está más presente que nunca. El Amazonas es un pulmón del mundo y no podemos darnos el lujo de perderlo.

Puede interesarte