Por Valentina Miranda
23 junio, 2022

Cuando Beatriz Benet descubrió a Makenna en una casa de Río de Janeiro (Brasil), esta ocultaba su rostro contra la pared y se escondía en los muebles debido al miedo. Gracias a su ayuda y de más voluntarios, la criatura superó sus traumas y ahora disfruta descubrir el mundo dando paseos.

Ver la sonrisa de un perrito, lo rápido que mueve su cola, su entusiasmo para jugar y recibir amor son cosas que no tienen precio para quienes más aman a los animales.

Conocidos como uno de los seres más alegres, muchas de estas criaturas pasan por vidas realmente tristes en las que el maltrato está presente en cada uno de sus días, pero gracias a los buenos corazones logran encontrar un escape de aquella realidad. Beatriz Benet es una doctora y voluntaria que pudo cambiar la vida de Makenna, una perrita que conoció el lado más cruel de la humanidad.

Instagram: biameed

Como mostró en un video de Instagram, Makenna fue encontrada por la doctora junto a más cachorros dentro de una casa en condiciones precarias de Río de Janeiro (Brasil). Tenía tanto miedo que ocultaba su rostro contra la pared, o se escondía por completo detrás o debajo de cualquier mueble que pillara a su paso.

Una situación que complicó su rescate, por lo que la voluntaria tuvo que ser más paciente y comprensiva con ella para ganarse su confianza y salvarla.

Instagram: biameed

En cuanto Beatriz logró llevarla afuera de la casa para que un veterinario la revisara, fue diagnosticada con piometra, una infección en su útero por lo que una operación se volvió urgente además de encontrarle un hogar temporal.

Los voluntarios del refugio donde Beatriz ayuda se encargaron de llevar a Makenna a una tienda de mascotas para que recibiera su primer baño en mucho tiempo, y después se quedó en la casa de uno de ellos. Seguía sintiendo miedo por el maltrato que había sufrido, pero el equipo no se iba a rendir con ella fácilmente.

Instagram: biameed

Le consiguieron ropa para abrigarla y una cama acogedora para que descansara en su hogar temporal, además de que comenzaron a trabajar en su confianza sacándola de paseo como nunca antes lo había hecho, descubriendo todo un mundo maravilloso por recorrer.

“Para nuestra sorpresa, decidió enfrentar su miedo y explorar el lugar. Poco a poco recuperó la confianza y aprendió qué es el cariño y qué es el amor. El amor transforma”, dijo Beatriz en Instagram.

Mira su transformación a continuación.

Gracias a que Makenna confió en sus rescatadores, pudo conocer el lado más hermoso de la vida. Personas como Beatriz y los demás voluntarios, son quienes se esfuerzan para que cada vez sean más los canes que reciban una nueva oportunidad de ser felices.

Puede interesarte