Por Leonardo Granadillo
4 septiembre, 2019

La naturaleza se niega a morir y esta majestuosa obra divina es un vivo ejemplo de ello 💚

Todos estamos al tanto de lo que ocurrió hace tan solo unos días en el Amazonas, el llamado ‘pulmón verde’ del mundo se ha ido debilitando de forma impresionante gracias a los miles de incendios que se han suscitado en tierras brasileñas. Todo ha sido malas noticias, el tiempo que tardará en recuperarse si es que recobra su inmenso verde de recuperación podrían ser de entre 20 a 40 años.

No obstante, también es bueno ver el vaso medio lleno de vez en cuando, dentro del horripilante incendio hubo (y aún se mantiene en ciertas zonas) un viejo amigo que se salvó, se trata del árbol más grande de la selva amazónica. Mide 88 metros y se encuentra específicamente al norte de Brasil, totalmente a salvo de las llamas abrasadoras.

AFP

Forma parte de una especie de santuario de árboles gigantes en la frontera entre los estados Pará y Amapá, su especie es la dinizia excelsa, también conocida como Angelim rojo, con una enorme circunferencia de 5,5 metros.

«Generalmente llegan a 60 metros. Es un gran descubrimiento y ahora tenemos el compromiso de preservar los mayores árboles de la Amazonía», declaró Eric Bastos, coordinador de la investigación de los científicos de la Universidad Federal de los Valles de Jequitinhonha a AFP.

AFP

Recordemos que los incendios son culpa del hombre, gracias a planes de deforestación que buscan utilizar las tierras para construir viviendas por ejemplo o plantar alguna siembra. Hay que tomar conciencia y bajarle a la ambición, hace falta respetar nuestro ecosistema y nos contenta que no todo este perdido en esta preciosa zona selvática, ojalá no destruyan esta maravilla natural de 88 metros.

Puede interesarte