Por Daniela Morano
5 julio, 2018

Sólo hubo una manera de intentar rescatarlo, y debían poner sus vidas en riesgo.

No es ninguna mentira que el planeta está en grave peligro. El deshielo de los árticos ha provocado que miles de animales se queden sin hogar, y muchos de ellos se ven enfrentados a peligrosas condiciones climáticas que terminan con sus vidas. Mallory Harrigan y su novio Cliff Russel fueron testigos en primera persona de aquello.

Mallory Harrigan/Cover Images

A 6 kilómetros de tierra firme en Labrador, Canadá, vieron lo que inicialmente pensaron era una foca bebé. La pareja se encontraba buscando cangrejos en el mar y llevaban un buen rato allí.

Mallory Harrigan/Cover Images
Mallory Harrigan/Cover Images

Tras mirar con mayor atención, se dieron cuenta que no era una foca sino que un indefenso zorro polar en un trozo de hielo a la deriva.

Decidieron dirigirse en su ayuda pero no era tan fácil. Debían romper parte del hielo a medida que avanzaban para poder acercarse a él. Harrigan le dijo a BoredPanda que “probablemente quedó atrapado allí buscando comida. Cliff dice que quizás se acercó a oler carne y el hielo se rompió, separándolo de tierra firme”.

Mallory Harrigan/Cover Images
Mallory Harrigan/Cover Images

Lograron capturarlo con una red, tras lo cual pudieron darle de comer y beber. En un principio se rehusó a comer lo que sea que sus salvadores le daban pero eventualmente sucumbió ante unas salchichas.

“Luego lo dejamos en libertad en una isla”, dice Harrington. Este fue dejado junto a una pequeña casa de perro en un sector donde hay “muchos bichos y cosas” para sobrevivir.

Mallory Harrigan/Cover Images
Mallory Harrigan/Cover Images

Aquí cuando continuó su camino:

 

Puede interesarte