Por Elena Cortés
13 diciembre, 2016

Son genéticamente iguales.

A primera instancia, la noticia puede ser sacada de película, pero la familia del amado Anthony hizo de todo para “recuperar” a su adorado can. Después de 17 largos años de puros recuerdos, el perrito falleció y sus humanos pasaron meses sin saber cómo superar la gran pérdida, hasta que decidieron clonarlo.

La familia de Anthony, quienes decidieron no revelar sus nombres, se contactaron con la empresa BIOCAN para hacer realidad sus anhelos.

eCONSULTORA

Junto a un laboratorio de Corea del Sur (Soam Biotech Research Foundation), el único del mundo que realiza clonaciones y que lleva más de mil casos exitosos, hicieron todo el proceso en nueve meses.

La primera parte de la clonación se dio en Argentina y la segunda en Corea del Sur.

“Para iniciar la reproducción, utilizan un óvulo no fecundado al que se le saca el núcleo, que es lo que contiene la carga genética del óvulo, y se le introduce el núcleo de las células testadas en el laboratorio argentino”

-Daniel Jacoby (Director del laboratorio Biocan) a EFE- 

El clon de Anthony/ eCONSULTORA

El siguiente paso es introducir el óvulo con el núcleo del can fallecido en el útero de una can, donde crece el embrión y posteriormente nace.

No se sabe cuánto fue el gasto total del procedimiento pero se estima entre 60 y 100 mil dólares. 

Aunque el can nazca genéticamente “igual” y herede también habilidades, que se parezca o no desde el punto vista “conductual”, dependerá del “entorno”, dijo el director de la representante latinoamericana del laboratorio coreano.

¡Hermoso Anthony!

El clon de Anthony/ eCONSULTORA

¿Qué te parece?

Puede interesarte