Por Camila Londoño
4 agosto, 2016

Son TAN grandes, que no puede cerrarlos al dormir.

Herman tiene cinco meses, vive en Copenhage (Dinamarca) con su dueña Shirley y no es un gato como cualquier otro (al menos no en apariencia). El nació con ojos TAN grandes que ni siquiera puede cerrar sus párpados cuando duerme (pero sus ronquido lo delatan). Además, por sus extraños ojos, este adorable y particular gato tiene una expresión de susto constante. 

Shirley se enamoró de él desde que era un pequeño gatito y aparentemente, él de ella.

Herman saltó a su hombro y empezó a ronronear cuando conoció a su madre adoptiva; la escogió y esto la convenció a ella de inmediato. A pesar de su curiosa imagen, Shirley no dudo ni un segundo. Se lo llevó a casa. Cuando era más pequeño tuvo problemas con la alimentación. No ganaba peso, así que tuvieron que alimentarlo con biberón. 

Captura de pantalla 2016-08-02 a las 12.25.32 p.m.
Shirley Nordenskiold
Captura de pantalla 2016-08-02 a las 12.25.48 p.m.
Shirley Nordenskiold

Pero, ¿qué es lo que pasa con los inmensos ojos de Herman?

Su condición se llama luxación espontánea del cristalino. Esto significa que el cristalino (el lente) se separa del resto del ojo sin razón aparente. Muchas mascotas sufren de esta condición ocular y algunas se someten a cirugía. En gatos, la dislocación del lente está asociado a cambios degenerativos por la edad (aunque en este caso particular no aplica).

Captura de pantalla 2016-08-02 a las 12.25.39 p.m.
Shirley Nordenskiold
Captura de pantalla 2016-08-02 a las 12.25.55 p.m.
Shirley Nordenskiold

A pesar de su apariencia, Herman se comporta como un gato común y corriente.

Ama a su dueña y la persigue a todas partes. No hay privacidad entre ellos pues él SIEMPRE está con ella (en la cocina, en el baño, en la cama…). Demanda mucha atención y es un gato muy feliz que adora jugar con zapatos.  

Captura de pantalla 2016-08-02 a las 12.26.02 p.m.
Shirley Nordenskiold
Captura de pantalla 2016-08-02 a las 12.26.19 p.m.
Shirley Nordenskiold

“Herman ama los zapatos. Un día escuché unos ruidos extraños. Herman había metido su cabeza en un zapato y estaba atascado”, dice Shirley.

Sin duda es un gato especial. No sólo por su apariencia extraña y dulce, sino por su comportamiento alegre, juguetón y cariñoso.

Captura de pantalla 2016-08-02 a las 12.26.10 p.m.
Shirley Nordenskiold
Captura de pantalla 2016-08-02 a las 12.26.26 p.m.
Shirley Nordenskiold

Pero no lo juzguen por su cara.

Se ve preocupado, pero en realidad tiene una vida extraordinaria. 

Captura de pantalla 2016-08-02 a las 12.26.35 p.m.
Shirley Nordenskiold

Verlo es una terapia contra el estrés. 

Puede interesarte