Por Pamela Silva
6 noviembre, 2018

Sus cuidadores aseguran que Saul es un gato muy amoroso, a pesar de su rostro enojado.

Cualquiera que conozca por primera vez a Saul, un gato que está en el Hospital de Animales Putney de la RSPCA en Inglaterra mejorándose de unas lesiones provocadas -probablemente- por un atropello, diría que es el felino más gruñon del planeta.

Con la cara que tiene uno pensaría que está enojado todo el tiempo, que nada le gusta y que definitivamente, no quiere a sus cuidadores.

Porque Saul luce así, todo el tiempo:

RSPCA

Todo el tiempo, incluso lo están abrazando para entregarle un poco de amor y él lo está disfrutando, no puede evitar que su rostro luzca como si estuviera enojado.

RSPCA

A Saul lo encontraron vagando por las calles de Londres, un hombre lo vio lastimado y se contactó con la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA) de Londres, quienes de inmediato corrieron a ayudarlo.

“Estaba en un estado muy lamentable (…) y tenía secreción proveniente de sus ojos y nariz y se veía muy mal. Creemos que estuvo involucrado en un accidente de tráfico cuando descubrimos que se había lesionado la mandíbula, los dientes y un ojo”. 

-Caroline Allen, directora veterinaria de RSPCA Londres.

A pesar de que estaba muy enfermo y herido cuando llegó al hospital, ha tenido un buen desarrollo en su mejoramiento. Poco a poco está camino en volver a ser el gato saludable que posiblemente era antes del accidente.

Pero eso no quita que su cara gruñona vaya a cambiar.

RSPCA
RSPCA

Quienes lo cuidan en el hospital no saben si el rostro gruñon de Saul es una consecuencia del accidente que sufrió y si siempre ha tenido esa cara, pero lo que sí saben es que no es un gato enojón.

“A pesar de su constante ceño, Saul es realmente muy dulce y amigable. Se está recuperando realmente bien de sus lesiones y esperamos que pronto esté listo para mudarse a nuestro criadero en Southall para encontrar un nuevo hogar, ya que no procedemos directamente del hospital”. 

-Caroline Allen, directora veterinaria de RSPCA Londres.

RSPCA
RSPCA

Todos en el hospital están enamorados de Saul y su rostro poco amigable, así que no dudan que haya más gente como ellos que quieran darle el hogar cálido que se merece.

Puede interesarte