Por Cristofer García
15 septiembre, 2020

“Su dueño vino aquí hace unos 10 años y murió, y desde entonces, el perro se ha quedado con nosotros”, comentó María Dilma Rosa, trabajadora social de este hospital en Belo Horizonte, Brasil.

Si algo han demostrado los perros durante toda la historia que tienen como compañeros de los humanos, es que son seres sumamente leales. Ellos jamás van a abandonar a sus seres queridos e incluso se niegan a aceptar cuando ya se han marchado.

Así lo ha probado este peludo, que permanece en las afueras del hospital donde internaron a su dueño desde hace 10 años y no se ha movido en espera de que en algún momento salga por él. Lamentablemente el hombre falleció hace 2 años, pero el perro seguirá ahí esperando.

G1 Globo

Esto ocurre en el Hospital Nossa Senhora de Lourdes, en el Centro de Nova Lima, en la Región Metropolitana de Belo Horizonte, en Brasil, según reseñó el medio local G1 Globo.

Esta lealtad del can, que decidió no abandonar a su dueño por ninguna circunstancia, ha conmovido a muchos que se enteran de su historia y, además, se ha convertido en un personaje popular de este centro médico.

G1 Globo

“Su dueño vino aquí hace unos 10 años y murió, y desde entonces, el perro se ha quedado con nosotros”, comentó María Dilma Rosa, trabajadora social de este hospital.

Incluso los pacientes y familiares que visitan el centro de salud sienten cariño por el perro, llamado Negão por todos los que lo conocen. “Todos los días que llego aquí, viene y sonríe”, dijo Karen Nunes, quien acompaña a su hermano a sesiones de hemodiálisis y dice que está enamorado del perro.

G1 Globo

Por toda la larga estadía del peludo en este lugar los propios empleados del hospital le consiguieron una pequeña casa para que no durmiera en la calle.

G1 Globo

“Es prácticamente parte de la familia, ¿no? A todos les cae bien, lo quieren. Todos sienten lo que le pasa”, expresó Emanuel Silva, asistente de servicios generales.

Por su lealtad, Negão ha sido comparado por el popular Hachiko, el perro japonés que esperó a su dueño durante toda su vida luego de que murió.

Puede interesarte