Por Antonio Rosselot
28 enero, 2020

Endémico de los bosques lluviosos de Papúa Nueva Guinea, este pajarote puede alcanzar un tamaño de 46 cm de cola a pico, lo mismo que un bebé recién nacido en promedio; su nombre, en tanto, se debe al estremecedor grito que hace cuando está volando.

¿Adivinen qué? ¡Les traemos otro capítulo de la serie “Animales increíbles del planeta Tierra”! En el episodio de hoy les hablaremos de un ave que destaca por su increíble aspecto: tiene la cabeza de un cuervo, el cuerpo de un loro y el tamaño de un niño pequeño: damas y caballeros, les presentamos al loro de Pesquet (Psittitrichas fulgidus), mejor conocido como el loro Drácula.

Nipic.com

Esta especie es endémica de los bosques lluviosos de Papúa Nueva Guinea, y lamentablemente no tiene mucha presencia: de acuerdo a información entregada por Red List, hoy en día sólo quedan entre 20 mil y 49 mil ejemplares adultos vivos, con una población que decrece rápidamente. La baja en su cantidad de ejemplares se debe básicamente a la destrucción y ocupación humana de su hábitat, como también a que son cazados por su valioso plumaje.

“La caza por su plumaje ha aumentado junto con el crecimiento de la población humana; sin embargo, los números de su disminución debido a la caza son poco claros y la especie parece estar segura en ciertas áreas de Papúa Nueva Guinea, principalmente en terrenos escabrosos con baja densidad humana”.

Red List

WCS

En cuanto a la complexión física de este pajarote, un ejemplar adulto puede alcanzar los 46 centímetros de largo —desde la cola hasta la punta del pico— y un peso que va desde los 680 a los 800 gramos. Su plumaje es principalmente negro con matices de gris, y un furioso color rojo en la zona del estómago; además, los ejemplares macho tienen un punto rojo detrás de uno de sus ojos, lo que no se ve en las hembras. A su vez, tiene un pico pronunciado y largo, lo que le vale también el sobrenombre de “loro aguileño”.

Wikimedia Commons

Pero, ¿por qué se le conoce como “loro Drácula”? Hay unas cuantas razones, pero la más relevante es su desgarrador chillido: de acuerdo al sitio parrots.org su sonido es “áspero y duro”, por lo que se podría interpretar como un gruñido; además, suelen gritar fuerte cuando están en vuelo. Y de seguro, ninguno de nosotros querría escuchar algo así en medio de la noche.

Australian Geographic

En cuanto a su alimentación, el loro de Pesquet se nutre principalmente con algunas especies de higos del sector, además de flores y algo de néctar; es una especie nómada estacional, así que se desplaza en el sector dependiendo de la disponibilidad de frutas. Y una última curiosidad: es de las pocas aves que no tiene plumas en su cabeza, lo que lo ayuda bastante para no quedar todo pegajoso cuando se lanza a comer.

HBW Newsroom

Este planeta nos sigue sorprendiendo, y pronto les traeremos más especies para que sigamos maravillándonos con los seres vivos que nos acompañan en esta vida.

Puede interesarte