Luego de animar a su dueña lamiéndole la cara, Ted ahora disfruta sus días al sol en su mini-hamaca y conquista en las redes sociales con su ternura.

Hoy en día puedes encontrar prácticamente lo que quieras para tus compañeros animales. Desde ropa de diseñador, juegos interactivos hasta una mini-hamaca. La verdad es que nuestros animalitos se lo merecen todo y más, y este es el caso de Ted, un pinscher miniatura que tiene una pequeña hamaca para descansar al sol cuando lo desee así.

Instagram @meupinscherfofo

En un post que compartió la semana pasada, la cuidadora del pinscher captó al tierno animalito descansando al sol en su hamaca. El relajo es tanto que en el video se ve al perrito estirándose y bostezando.

El hermoso Ted se hizo viral cuando la cuenta de Instagram @razoesparaacreditar compartió el video, el cual no se demoró en hacerse muy popular. El post ya tiene más de 100.000 me gusta y también más de 1000 comentarios de personas que no se resistieron ante los encantos del pinscher. Entre algunos de los comentarios se leen cosas como “está activando su vitamina D” o “compra una para nuestro bebé”. No solamente fue el pequeño perrito el que causó sensación, sino que también la mini-hamaca.

Instagram @meupinscherfofo

El perrito no solo nos dio una dosis de ternura y dopamina a quienes lo vimos, su cuidadora explica “Ése es Ted, mi hijo […] él me salvó de darme por vencida. Cada vez que me notaba mal, él me daba una lamida y me daba motivos nuevamente para continuar. Hoy somos todo el uno para el otro.”

Los compañeros caninos definitivamente nos dan razones para levantarnos cada día, ya sea para darles alimento porque nos están llorando al lado del oído o para ir a trabajar y lograr darles lo que ellos necesitan. No hay duda alguna de que Ted, y todos los animalitos del mundo, merecen lo que necesitan para sobrevivir y muchísimo más.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ted (@meupinscherfofo)

En el video podemos ver al pischer disfrutando enormemente del sol, descansando sin preocupaciones y al mismo tiempo, sin saberlo, dándole a su cuidadora, y a todos nosotros, una buena dosis de ternura.

Puede interesarte