Por Catalina Maldonado
14 septiembre, 2020

Voluntarios de todo Brasil se han dirigido al lugar del Amazonas para rescatar a cientos de especies que escapan de las devastadoras llamas. ¿Las causas de los incendios? Según un informe pericial, la acción humana y la explosión de cables eléctricos lo provocaron.

Actualmente no solo la pandemia por coronavirus ha sido lo más comentado por estos días, si no que también están ocurriendo otros hechos que se roban las miradas. El humedal más importante del mundo llamada El Pantanal hoy es víctima de los incendios más voraces de la historia y se está llevando el hogar de cientos de especies. 

Según los Datos del Centro Nacional para la Prevención y Combate de Incendios Forestales (Prevfogo) en Brasil, los incendios que se viven en esta zona del país – hogar de miles de animales como guacamayos azules y jaguares – han sido los más grandes de la historia con un pérdida del área equivalente a 2,2 millones de hectáreas, o el territorio de Israel.

SECOMMT

Pero a pesar de la pérdida en la flora del sector, es decir, en sus árboles, plantaciones y en general un terreno rico en especies botánicas, lo cierto es que hoy la preocupación ha estado apuntada a rescatar a la mayor cantidad de animales posibles de los incendios. Jaguares, tapires, ciervos, guacamayos y tantos otros han llegado a manos de cientos de voluntarios que hoy luchan por sus vidas.

JOÃO FALCÃO

Considerada una tragedia devastadora para uno de los biomas más conservados del país, El Pantanal es, por ejemplo, alberga la mayor cantidad de jaguares del planeta, especie que actualmente se encuentra extinta en otras regiones y que va en vías de desaparecer. Por eso, el esfuerzo de voluntarios como veterinarios, rescatistas y policías, ha sido en rescatar tanto a estos animales como tantos otros que resultan gravemente heridos por las llamas o por escapar de ellas.

AFP

“En situaciones de incendio, la respuesta es escapar. Los animales van a todas partes. Si los incendios son focales, es un problema menor para la fauna, pero en áreas multifocales, como la actual, es más grave. Cuando vemos a animales como los jaguares reaccionar de esta manera, hubo daños ”, dice la investigadora Dione Vênega da Conceição, profesora del curso de Medicina Veterinaria de la Universidad Federal de Mato Grosso (UFMT). “Si las áreas se degradan constantemente, la tendencia es que los jaguares comiencen a circular cada vez más en las zonas urbanas”, dice.

Actualmente, a pesar de que el fuego ha sido reducido a diferencia de meses como agosto, lo cierto es que “todo fue destruido” según indica Eduardo Falcão, dueño de la Pousada Ecológica do Jaguar, en la carretera Transpantaneira.

JORGE SALOMÃO JUNIOR

Eduardo, junto a su hijo João Falcão, han logrado rescatar varios animales y llevarlos al refugio improvisado que han armado para albergar animales que se salvaron de las llamas, sin embargo, no siempre tienen éxito en sus rescates. Un ejemplo es el jaguar que el grupo intentó rescatar: “Está muy enojada. Ayer intentamos anestesiarla para capturarla, y ella tomó el dardo y huyó al monte. Insecto herido, muy peligroso”. 

¿Cuáles será el futuro para El Pantanal?

De acuerdo a los investigadores que hoy trabajan en revisar los daños, desconocen el impacto de la destrucción de los refugios naturales del Pantanal. “Sabemos que muchos animales huyen y se refugian. Pero estamos ante una cadena. Las serpientes de agua se encuentran sin duda entre las más afectadas. Y sirven como control de población y alimento para otros animales ”, explica la investigadora Christine Strusman. “Los capões (tierras altas) que visité fueron intensamente destruidos. Cómo los guacamayos azules harán nidos naturales sin los árboles que quemaron y cómo se alimentarán sin los frutos de bocaiuva y bacuri aún no se sabe ”, completa la investigadora Cátia Nunes.

Atlas Agencia

Por otro lado, los científicos tampoco podrán precisar cómo o cuándo se regenerará algún día un lugar tan importante como el Pantanal porque, a pesar de que esta región está capacitada para superar ciertos incendios y poder recuperarse, lo cierto es que el nivel de este año ha dejado “muchos bosques secos y humedales que no pueden responder de la misma manera. Las áreas con árboles de ipe-pink, el famoso pantanal pantanal, pueden perderse por completo”, explica Nunes.

Según un informe pericial publicado por Sema-MT, los mayores incendios en el Pantanal de Mato Grosso se originaron por la acción humana y también por la explosión de cables eléctricos. Sin embargo, esto también era algo previsto por científicos hace más de 20 años debido al calentamiento global.

Ahora la misión es rescatar animales y mitigar aquellos incendios que se predijeron hace años.

Puede interesarte