Por Gillian Armstrong
24 abril, 2017

Sólo pueden sobrevivir en cautiverio.

No es llegar y aseverar que los animales pueden poseer Síndrome de Down. Esta enfermedad se produce a consecuencia de una trisomía en el par 21 de nuestros 46 cromosomas, pero ya que los animales poseen distintos números de cromosomas, no es posible relacionar este trastorno en específico con otros seres, aunque existen unos muy similares.

La mosca, por ejemplo, posee cinco cromosomas; el gato y el tigre, 38; el cerdo, 40; el ser humano, 46; y el perro, 78.

Lo que sí se puede afirmar de todos ellos es que hay veces en que algunas especies nacen con alteraciones cromosómicas, y eso produce en el cuerpo del animal un efecto similar al que el Síndrome de Down hace en los humanos. De hecho, las ratas de laboratorio con trisomía en el par 16 de sus 40 cromosomas se utilizan frecuentemente en investigaciones sobre este síndrome en los humanos.

Estas criaturas sólo pueden sobrevivir en cautiverio, ya que están imposibilitadas para estar en un ambiente salvaje.

He aquí algunos ejemplos de alteraciones cromosómicas en 11 especies diferentes.  

1. Gato

Elisa Saranskova / Pinterest

2. Caballo

Autor desconocido, ayúdanos a encontrar la fuente

3. Orangután

Anne Leichtfuß / Pinterest

4. Oveja

Diann Harry / Pinterest

5. Jirafa

Iza Woźny / Pinterest

6. Gorila

Ajanimo / Pinterest

7. Koala

Suzan Bassett / Pinterest

8. Tortuga

irulaziz / Pinterest

9. Hamster

Val Warg / Pinterest

10. Oso negro

irulaziz / Pinterest

11. Tigre

Judy Beach / Pinterest

Si bien en algunos casos es la madre naturaleza la que actúa en estos animales, hay veces en que estos trastornos son creados por intervenciones humanas para experimentos científicos.

Y tú, ¿crees que hacen lo correcto?

Puede interesarte