Por Alejandro Basulto
23 octubre, 2019

En esta ocasión tuvo que pelear contra uno gigantesco. Y sorprendentemente venció, sin hacerle daño.

El cocodrilo a pesar de que como todo animal tiene su peculiar belleza y atractivo natural, es una especie de reptil que comúnmente mete miedo. Bastante terror, la verdad. Por lo que si uno de nosotros nos encontráramos a uno de ellos en nuestra piscina, de seguro que la reacción de la mayoría sería huir gritando. Debido a que con su hocico gigante y sus feroces dientes, y todo esto acompañado de un cuerpo que pareciera estar blindado, este animal pareciera ser una especie de monstruo marítimo acorazado.

gatorboysalligatorrescue

Pero más allá de su terrorífica y agresiva apariencia, estos animales también destacan por sus instintos maternales y de familia. Viéndose hasta casos en que animales de esta especie han adoptado reptiles más pequeños como tortugas para tratarlos como si fueran sus crías. Escenas realmente tiernas que por un momento tal vez nos podría hacer olvidar que estamos ante uno de los depredadores más imponentes del planeta. 

Debido a que este reptil gigante está entre los carnívoros más peligrosos y temidos del mundo, habiendo un montón de especies animales, incluidos humanos, que de seguro tendría como una de sus peores pesadillas encontrarse con uno así frente a frente. Solo imaginar su mordida asusta. Pero eso no ocurre con Paul Bedard, un miembro de GatorBoys Alligator Rescue de Florida, quien encontró “realmente divertido” nadar junto a un cocodrilo de 2,5 metros.

Y esto ocurrió tras que Paul fuera llamado a trabajar en una piscina de Parkland, que había sido invadida por un cocodrilo gigante. Aviso que más allá de preocupar o asustar a este intrépido rescatador de cocodrilos, pareciera haberle motivado aún más a ir.

“No he tenido un cocodrilo de buen tamaño en una piscina probablemente en un año, así que estaba ansioso por recibir esto cuando recibí la llamada. Estos son realmente divertidos porque el cocodrilo no puede ir a ninguna parte y el agua casi siempre es cristalina. Así que todo lo que tengo que hacer es saltar al agua jugando con él hasta que esté cansado y yo pueda mantener su boca cerrada y ponerle una trampa y pegarla con cinta adhesiva, o si él [sic] es muy enérgico, puedo cansarlo lo suficiente para que pueda levantarlo sin la cinta y llevarlo al patio y luego pegarlo con cinta adhesiva una vez que llegue allí”

– escribió en la cuenta de Instagram de GatorBoys.

La captura del reptil gigante resultó siendo un éxito. Y al parecer Paul no tuvo muchos problemas con el animal, llegándolo a mencionar como “súper suave” y “tranquilo”. Qué tipo de enseñanza hay que tener para ser como él…

Este tipo era súper tranquilo, en realidad no me hizo pasar un mal rato, no pude hacer que me girara, realmente no quería tener nada que ver conmigo. Simplemente hice una captura frontal, puse una trampa en su boca y lo pegué con cinta adhesiva. Entonces finalmente lo hice gastar algo de energía… No quería sacarlo del agua hasta que estuviera cansado, porque usualmente entra en un rollo mortal y se estrella contra el concreto o, si no está grabado, muerde el concreto o algo así, siempre es mejor hacerle gastar esa energía en el agua donde no va a ser golpeado.

– escribió nuevamente en su cuenta en la red social.

View this post on Instagram

Got an e-gator call this morning about an 8 to 9 foot alligator in a swimming pool up in Parkland. The gator had walked through the screen and into the pool. I haven't had a good-sized gator in a swimming pool in probably a year, so I was kind of looking forward to this when I got the call. These are actually fun because the gator can't go anywhere and the water's almost always crystal clear. So all I have to do is jump in the water play around with him until he's tired and I can either hold his mouth shut and put a snare on it and tape it, or if he super energetic I can get him tired enough where I can just pick him up without the tape and carry him out in the yard and then tape him up once I get there. This guy was super mellow didn't really give me a hard time at all, I couldn't get him to spin on me he really wanted nothing to do with me. I simply made a frontal catch put a snare on his mouth and taped him up. Then finally got him to expend some energy…. I didn't want to pull him out of the water until he was tired, because he'll usually go into a death roll and smash himself up on the concrete or, if he's not taped, bite the concrete or something so it's always better to make him expend that energy in the water where is not going to get banged up. He ended up being 8 feet 8 in, and didn't really give me a hassle at all, it was basically as smooth and easy as it ever gets. Thank you Lord, much appreciated. #gatorboysalligatorrescue #gatorboys #rescue #animal #alligator #gators #gator #paulbedard #evergladesholidaypark #everglades #crocodile #croc #greatful #nuisancealligator

A post shared by Paul Bedard (@gatorboysalligatorrescue) on

Posteriormente subió varias fotos de él con el cocodrilo, al que al parecer le tomó cariño, debido a lo tranquilo y poco agresivo que fue cuando ambos se enfrentaron.

 

 

Puede interesarte