Por Romina Bevilacqua
1 febrero, 2016

La OMS realizó el anuncio debido a la relación que existiría entre la infección y los casos de enfermedades neurológicas en recién nacidos.

Este lunes la Organización Mundial de la Salud declaró al virus zika como una emergencia sanitaria global, en la misma categoría de atención internacional que se colocó al virus ébola en 2014. Y tomando en cuenta la rápida propagación que ha tenido esta epidemia, la OMS calcula que este 2016 podríamos llegar a reportar hasta 4 millones de casos tan solo en el continente americano.

El virus, que ya afecta a la mayoría de las naciones de América Latina, ha sido relacionado a enfermedades neurológicas en bebés recién nacidos; en Brasil ya se lo ha vinculado a miles de casos de microcefalia, sin embargo la directora de la OMS, Margaret Chan, ha señalado que la relación entre el virus y esta enfermedad es «fuertemente sospechosa pero no ha sido probada científicamente».

10-47
Fuente

La OMS hizo además un llamado a los países afectados por el virus, cuya principal vía de propagación es el mosquito Aedes aegypti –el mismo que puede propagar otras enfermedades como la fiebre amarilla y el dengue–, a preparar los servicios especializados en síndromes neurológicos, fortalecer el cuidado prenatal, y a continuar con los esfuerzos para reducir la presencia del mosquito que transmite el virus.

Otros países también han alertado a la población a evitar los viajes a las zonas afectadas en el continente americano, principalmente en América Latina y el Caribe, donde se estima que 24 países ya están infectados, a excepción de Chile y Canadá donde no prolifera el mosquito portador del virus. Además se ha puesto especial énfasis en el cuidado de mujeres embarazadas e incluso hay países que han hecho un llamado a no embarazarse, como Colombia que sugirió evitar los embarazos al menos hasta julio de 2016 o El Salvador, que sugirió evitarlos hasta 2018.

También existen sospechas de que el virus pueda transmitirse mediante el contacto sexual, luego de que se detectara la presencia del virus en el semen de un hombre en Tahití. Por lo que tanto la OMS como otros organismos internacionales se encuentran hoy investigando el caso.

Puede interesarte