Por Constanza Suárez
10 septiembre, 2020

Sow pasó más de 20 años dando paseos a turistas, pasando hambre y encadenado. Ahora disfruta en un santuario al sur de Tailandia.

El anciano elefante llamado Sow trabajó en la industria del turismo durante más de 20 años. Antes de que lo trasladaran al santuario al sur de Tailandia, pasaba sus días encadenado al borde de la carretera cuando no transportaba turistas. Su vida dio un cambió en 180 grados. 

Ahora con 55 años, Sow estaba en riesgo de morir de hambre porque sus dientes se habían deteriorado tanto que no podía moler la comida. Pero desde que se mudó a su nuevo hogar, finalmente formó un vínculo con otro elefante llamado Jahn, y a menudo se ve a los dos encerrando sus trompas en una conmovedora señal de afecto.

Sow, descrito como “amigable”, fue trasladado al santuario Following Giants el año pasado después del maltrato.

World Animal Protection

George White, de la organización benéfica World Animal Protection , dijo a Mirror que “Sow y Jahn tienen un vínculo profundo, habiendo sido amigos durante los últimos 30 años. Se conocieron a través del tiempo que pasaron juntos en la tala, en los campamentos turísticos y durante los períodos de descanso de la temporada baja”. 

“Cuando Sow y Jahn se reunieron en Siguiendo Giants, estaban encantados de volver a verse. Su alegría de poder pasar tiempo juntos es evidente a través de sus constantes interacciones táctiles y vocalizaciones. Ahora que pueden socializar entre ellos cuando quieran, Jahn y Sow pueden pasar muchos años más disfrutando de la compañía del otro”, agregó. 

World Animal Protection

Debido al deterioro de sus dientes, Sow no podía comer adecuadamente y los veterinarios preocupados vieron que estaba adelgazando.

“Una vez que los últimos dientes del elefante anciano ya no están afilados, no pueden comer la variedad de alimentos que necesitan. La falta de alimentos los pone en riesgo de inanición y desnutrición, o problemas debido a que los trozos grandes se atascan en su sistema digestivo. Como Sow es un elefante anciano, está en su último par de molares y se han deteriorado”, dijo George. 

World Animal Protection

“Como resultado, estaba luchando para comer una dieta amplia y abundante y estaba muy delgada”, continuó.

World Animal Protection

Afortunadamente, ahora que le dan comida molida, Sow disfruta de una dieta de hojas de piña, caña de azúcar, sal y pellets. ·Ya ha hecho una gran diferencia en su personalidad y salud”, comentó David Owen, consultor de World Animal Protection en Following Giants.

Puede interesarte