Por Antonio Rosselot
1 octubre, 2019

Este elefante pigmeo de Borneo fue encontrado inmóvil en un río de Malasia; sus colmillos de marfil fueron aserruchados por los cazadores.

Ha salido un nuevo capítulo de la serie «Los humanos somos la peor raza del planeta»: en la edición de hoy, revisaremos el caso de un elefante pigmeo de Borneo que fue acribillado y asesinado a sangre fría por cazadores furtivos, que buscaban quitarle los colmillos para venderlos.

El elefante, de género macho, fue encontrado flotando plácidamente en un río de la región de Sabah (Malasia) la semana pasada, después de que unos pescadores del sector encontraran su cadáver inerte amarrado a un árbol. El cuerpo del elefante estaba sumergido en gran parte en las turbias aguas del río, por lo que no se podía identificar a la vista; las autoridades tuvieron que usar maquinaria pesada para sacarlo de allí.

kosmo.com.my

Después de realizar la autopsia correspondiente, se determinó que el elefante había sido disparado en 70 ocasiones a corta distancia; una de esas balas perforó la sien izquierda del animal, causándole definitivamente la muerte. A su vez, el examen confirmó que los colmillos del elefante habían sido aserruchados.

kosmo.com.my

Los examinadores dicen que es imposible saber en qué orden entraron las balas al cuerpo del elefante, ni cuánto tiempo estuvo agonizando antes de morir: sin embargo, dicen que su muerte habría sido instantánea, dado que el balazo que recibió en la sien fue fulminante.

Augustine Tuuga, director del Departamento de Vida Salvaje de la región de Sabah, señaló que la muerte del animal fue «cruel», pero no elaboró más respecto a la situación. Lo qué sí se confirmó oficialmente fue que la policía está buscando a un grupo de 4 o 5 cazadores furtivos, sospechosos de este espantoso asesinato.

tawau.my

El elefante pigmeo —del cual quedan cerca de 1500 en estado salvaje— está totalmente protegido en territorio malayo desde 1997, y la persona que sea declarada culpable de una de sus muertes arriesga hasta cinco años de cárcel y una multa de aproximadamente 60 mil dólares.

Sabah Wildlife Department

¿Hasta cuándo vamos a seguir aprovechándonos descaradamente de los otros seres vivos del planeta para beneficiarnos a nosotros mismos?

Puede interesarte