Por Daniela Morano
21 junio, 2019

Nada podría terminar con la confianza que siente hacia los humanos.

Hace un tiempo atrás, Pretty Boy el elefante se vio en una situación bastante complicada. Vive en el Parque Nacional Mana Pools en Zimbabwe, donde pasa sus días caminando en paz y tranquilidad entre medio de los árboles, comiendo pasto y respirando aire puro. Sin embargo uno de esos días Pretty Boy recibió un disparo en la cabeza por parte de cazadores furtivos.

Cuando los veterinarios de Animal and Wildlife Area Research and Rehabilitation Trust supieron de lo ocurrido, se inmediato fueron a revisar al elefantes, aunque no había mucho que investigar. El agujero en su frente era lo suficientemente prominente como para llegar a verlo de lejos.

Moira Whitaker
Moira Whitaker

“De hecho nos esperó durante casi media hora mientras llegábamos en el coche”, escribieron en su cuenta oficial en Facebook.

Y es que Pretty Boy es un elefante delicado y relajado, que no tuvo problemas en que los veterinarios le dieron un tranquilizante, lo examinaran, y le curaran su herida antes de dejarlo continuar su camino.

Moira Whitaker
Moira Whitaker

Incluso en la mañana del día siguiente, la doctora Lisa Marabini, directora de la organización, dijo que seguía sorprendida por la actitud de Pretty Boy. No mostró agresión en ningún momento.

Y desde entonces que se ha mejorado, incluso lo han visto comiendo junto a otros elefantes y se acerca a las personas sin problemas. A pesar del daño provocado por ellas, no deja de confiar en los humanos.

Moira Whitaker
Moira Whitaker

“Normalmente no me siento del todo cómoda acercándome a un elefante salvaje, pero él literalmente emana serenidad. No tiene vibras agresivas viniendo de él”, dijo Marabini a The Dodo.

Moira Whitaker

Menos mal Pretty Boy está sano y a salvo. Esperemos que confiar demasiado en los humanos no le juegue en contra.

Puede interesarte