Por Felipe Costa
16 marzo, 2021

Plai Thang sufría de una infección de parásitos que no le permitía comer, caminar o incluso mirar. Sin embargo, el doctor Pattarapol Maneeon lo vio mientras realizaba una patrulla en el bosque salvaje y lo llevó a tratarlo de emergencias, un gesto que el animal agradecería por toda su vida.

Está demostrado científicamente que los elefantes gozan de una memoria privilegiada. En comparación con otros animales, su sólida estructura cerebral les permite recordar sucesos que les hayan ocurrido hace años, lo que también explica la rápida capacidad de aprendizaje de esta especie. Aquel don puede resultar conmovedor, tal como pasó con un paquidermo y su antiguo veterinario con quien se reencontró 12 años después de que le salvó su vida.

Viral Press

Plai Thang, es un elefante toro de 31 años que vive libre en la selva tailandesa, pero que sin dudas no estaría vivo si no fuese por el Pattarapol Maneeon, quien en 2009 lo salvó de una infección parasitaria que puso en peligro su vida. Lo impresionante es que el doctor lo vio en medio de un bosque luchando por su vida en evidente estado de malestar, así que decidió atenderlo.

El diagnóstico fue tripanosomiasis, o también conocida como “la enfermedad del sueño”. Plai sufría de fiebre, pérdida de apetito, hinchazón en la cara,  cuello y estómago, además de ojos inflamados, piernas y espalda rígida e incluso anemia.

Plai Thang en 2009 – Viral Press

El jumbo no estaba nada bien, para aquel entonces, si el parásito hacía lo suyo, solo le esperaba un destino fatal. Maneeon cumplió un rol sumamente importante al transportarlo hasta el conservatorio animal de Lampang, donde lo sometieron a un tratamiento que duró meses, hasta que pudo ser liberado nuevamente.

Quien fue encontrado tan frágil, ahora estaba recompuesto y antes de entrar nuevamente al bosque, se despidió de su salvador. Lo que ninguno de los dos sabría es que, 12 años después se reencontrarían de manera azarosa, dejando plasmado un hermoso momento.

Viral Press

A principios de marzo, el doctor Maneeon patrullaba una zona de la selva tailandesa, cuando a lo lejos divisó a un elefante que le pareció familiar. Al acercarse, se percató que era Plai Thang, pero no imaginó que lo recordaría.

Viral Press

El elefante lo miró, se le acercó lentamente, pero en vez de ser hostil, le levanto la trompa en señal de cariño y gritando de manera conmovedora. Se dejó acariciar por el doctor e incluso lo acompañó durante su trayecto. Fue como una reunión de amigos de infancia.

El doctor Maneeon, cuenta al Daily Mail que cuando conocieron a Plai, este era extremadamente agresivo, incluso durante el inicio de su tratamiento, ya que nunca había estado en contacto con humanos. Con el tiempo el animal fue reconociendo las señales de cariño y terminó devolviéndolas. Sin duda una parte de su vida que le quedaría marcada para siempre.

Apoyo – Pixabay

Maneeon asegura que este tipo de muestras de afecto llenan el alma, haciendo que su profesión tenga sentido. Uno espera recibir gestos de gratitud de parte de humanos, pero no necesariamente de un animal. Actualmente el doctor está especializado en tratamiento y conservación de elefantes, en un país donde hay al menos 3000 de estos animales libres por los bosques y selvas.

Puede interesarte