Por Luis Aranguren
27 noviembre, 2019

Para aprender a usar el pincel son separados de sus padres al nacer y torturados, mientras unos disfrutan el ‘show’, otros lo sufren.

Nunca hemos visto a un elefante quejarse sobre un show y aunque tengan muchas habilidades sabemos que no es común que hagan ‘cosas de humanos’. Aunque a muchos les parezca divertido, lo cierto es que detrás de ellos hay una terrible historia llena de maltrato.

Así lo demostró el equipo periodístico de El Trece TV cuando viajó a Tailandia y demostró el oscuro proceso por el que pasan los famosos «elefantes que pintan» antes de ser vendidos a un circo.

Seamos Más Animales

El sufrimiento de estos comienza al nacer, de inmediato son alejados del seno de su madre y la protección de su padre. Su alimentación no es buena y es vista como un «premio» conforme sea el desarrollo de sus habilidades.

Pero ese es apenas el comienzo de las torturas, pues antes de pintar deben aprender a obedecer y entre golpes, suciedad y dolor lo logran.

Además de eso todo se deberá a su capacidad de resistencia, pues están propensos a enfermedades graves como el tétano. Todo a causa de clavos oxidados que clavan sus ‘cuidadores’ en las orejas para que no sean rebeldes.

Sus movimientos también son restringidos y con cadenas de metal alrededor de sus patas los atan, pasan horas sin poder moverse y todo sin importar que estén expuestos al sol.

Seamos Más Animales

Parece increíble que deban sufrir tantos solo por unas cuantas horas de entretenimiento, es una industria que solo nosotros podemos parar. No son para nuestro disfrute, su misión en la vida es formar parte de la naturaleza y ser felices.

WOW!

Amazing Artist!

Posted by Hello on Tuesday, November 19, 2019

Lo peor de todo es que estos entrenadores tienen «técnicas’ como ellos las llaman para domar, pero no son más que torturas especializadas en la domesticación de animales que por naturaleza no pintan.

Seamos Más Animales

Es momento de tomar consideración de nuestro entorno, no están hecho para la diversión de los humanos y tampoco como medio de transporte.

Puede interesarte