La abandonó cuando tenía 5 meses de edad y ahora no es capaz de jugar con otros animales.

Kanako es una chimpancé de 24 años de edad que nació en cautiverio y que un grupo de investigadores japoneses la diagnosticaron con la trisomía 22, una anomalía cromosómica similar al síndrome de Down en los seres humanos. La tarea de los investigadores de la Universidad de Tokio, en Japón, es la de interactuar con ella para mejorar su calidad de vida.

En los seres humanos, el síndrome de Down se produce debido a una anomalía cromosómica.

Santuario

Normalmente, las células de un ser humano tienen 23 pares de cromosomas para hacer un total de 46. Pero las personas con síndrome de Down tienen una copia adicional del cromosoma 21, entonces la condición también se conoce como trisomía 21.

Santuario
Santuario

Los simios tienen 24 pares de cromosomas para hacer un total de 48.

Santuario

Los simios como chimpancés, gorilas y orangutanes pueden desarrollar una condición similar al síndrome de Down llamada trisomía 22, cuando tienen una copia adicional del cromosoma 22.

Santuario

A los 5 meses de edad Kanako fue separado de su madre, Kanae, para que me hicieran unos exámenes físicos. Cuando se recuperaba de la anestesia, se mordió la lengua y la tuvieron que aislar por 4 días.

Cuando las volvieron a reunir, Kanae rechazó a la pequeña Kanako. Entonces pasó a manos de los cuidadores.

Santuario

Durante su primer año de vida, Kanako sufrió distintas complicaciones que no eran usuales en un ejemplar tan joven: resfriados, fiebres, hinchazón de los ojos. También desarrolló una enfermedad cardíaca congénita y sus dientes no se desarrollaron completamente.

Pero este problema a Kanako fue descubierto en 2014 durante un examen físico de rutina.

Santuario

Con el el tiempo quedó ciega y con estrabismo después de padece una enfermedad que fue acabando gradualmente con el funcionamiento de las corneas. Además su corazón tiene un agujero que no le permite su pleno funcionamiento.

Santuario

El desarrollo de Kanako ha sido analizado sistemáticamente a lo largo de los años y se cree que su estudio podría ayudar a encontrar una posible cura.

¿Qué te ha parecido la historia de Kanako?

Puede interesarte