Por Juan David Montes
13 julio, 2016

Dijeron que los querían ayudar pero todo salió mal.

Karen y Chelsea Hofstetter viven en Michigan (Estados Unidos). Durante un par de excursiones al río Pine -para navegar en kayak- se encontraron, primero, con un ciervo que según ellas estaba amenazado por unos perros y, una semana más tarde, con un grupo de tres ciervos que estaba sin su madre en medio de un charco.

Su versión indica que llevaron los cachorros a casa para protegerlos, como se lo comentó Karen a la estación local de noticias FOX 17:

“Nosotras rescatamos al cervatillo, llamamos al Departamento de Recursos Naturales, ellos nos dijeron que no podían hacer algo al respecto y que lo dejáramos de nuevo donde lo encontramos”.

“No lo iba a poner de nuevo en la boca de los perros y tampoco lo iba a dejar en medio del río, eso no funciona para mí”.

Karen publicó en Facebook un autorretrato con uno de los ciervos y una fotografía de los otros tres en su habitación.

-816015b11d3512d7
Michigan DNR

Tras reunir evidencia suficiente, las autoridades ambientales le notificaron a Karen que debía pagar una multa de 575 dólares.

La acusada reaccionó con violencia a través de su perfil de Facebook:

-e31a3d7cdc6357cd
Michigan DNR

El Departamento de Recursos Naturales de Montcalm es un pedazo de [censura]. Dejen de joder [censura] y hagan su [censura] trabajo… Cualquier animal que vea desde hoy hasta el día en el que [censura] muera, lo voy a matar. ¡Rompiéndole el cuello [censura]!

La publicación fue removida y posteriormente se disculpó ante las cámaras de Fox 17:

“Nunca he matado a un animal en mi vida con toda honestidad, no sé si podría, y me disculpo por lo que publiqué”.

-cb1c6bfeab15bc8a
Michigan DNR

Los ciervos fueron recuperados, uno fue liberado de inmediato mientras que los trillizos fueron llevados a las manos de un especialista en rehabilitación de animales, pero uno de ellos murió en el camino.

¿Será una lección aprendida?

Puede interesarte