Y gracias a llantas y mantas, ahora los perritos tienen un hotel de 5 estrellas.

Muchas perros de la calle suelen visitar las estaciones de buses por el gran número de personas que llegan allí. Está claro que podrán obtener caricias de varios y uno que otro alimento que hayan comprado los clientes antes de viajar.

Precisamente eso ocurrió en Brasil, específicamente en la terminal de buses Barreirinha, donde los empleados se conmovieron con tres perritos que solían deambular por allí en busca de comida y algo de atención.

Como se encariñaron tanto con ellos y los vieron tan necesitados, empezaron a dejarles comida cerca de las puertas de la estación, además de agua. Y como era de esperar, los perritos se sintieron seguros y empezaron a ver la estación como su propio hogar.

Facebook @Fabiane Rosa

Subieron de peso y parecían estar felices con la preocupación de los humanos… pero pronto llegó el invierno y el frío comenzó a amenazarlos.

Facebook @Fabiane Rosa

Conscientes de la situación, los empleados se las ingeniaron para crearles un hogar donde dormir a los tres perros, bautizados como Max, Pitoco y Zoinho… y ayudados con materiales que estaban en el mismo terminal, les crearon hermosas camas con llantas en desuso. 

¡Y sí que les gustaron!

Facebook @Fabiane Rosa
Facebook @Fabiane Rosa

Cuando una policía llamada Fabiane Rosa se topó con esta hermosa escena un día que pasaba por fuera del lugar, no dudó en tomarle fotos y compartirlas en redes sociales para que así otras empresas y trabajadores se animen a adoptar y cuidar a los perritos callejeros que no han tenido la suerte de conocer una familia.

Puede interesarte