Por Alejandro Basulto
16 octubre, 2020

El pasado mes de agosto un hombre se hizo tristemente famoso después de acabar con la vida de un ejemplar adulto de esta especie, hecho por el cual no puede ser imputable.

A pesar de que el cuidado y protección de la naturaleza es fundamental para la existencia de la humanidad y de la misma vida en el planeta, todavía existen quienes cometen ataques contra la fauna y la flora. Siendo el maltrato animal uno de los flagelos más comunes que se pueden ver en zonas urbanas, contra seres que normalmente, nunca serían capaces de hacernos daño. Incluso, animales tan leales y cariñoso como los perros no se salvan de ser víctimas de violencia.

K Schneider / Flickr

Y si los caninos preferidos del hombre no están exentos de recibir violencia, mucho menos lo va a estar un tímido y esquivo animal marino. Como fue el caso de un ejemplar adulto de pez luna que fue aplastado por un bañista con camiseta y gafas de submarinista aficionado, que lo ahogó hasta su muerte en una playa de Roquetas de Mar, en Almería, España.

Un suceso que se hizo tristemente famoso y que causó mucha conmoción en redes sociales, que tuvo como consecuencia una denuncia en Fiscalía.

EP

Si embargo, la sede provincial de esta última en Almería, tras revisar los informes policiales, concluyó que la conducta del bañista y autor confeso de los hechos de maltrato contra el pez luna, a pesar de ser reprochable en muchos sentidos, no es punible. Por lo que al no ser viable la sanción penal, la denuncia fue archivada, garantizándose la impunidad ante esta actitud irresponsable y nociva contra la naturaleza.

Esto debido, a que acorde al informe remitido por el Seprona de la Guardia Civil y los argumentos dados por Equinac, el pez luna “no es una especie protegida cuya pesca este expresamente prohibida por normas específicas”, según consignó Europa Press.

EP

Además otras razones consideradas a favor de esta impunidad, es que la zona en la que nadaba este animal marino, el litoral de Aguadulce, “no está sometida a un régimen cinegético especial”. Sin olvidar, que también el pez luna no es considerado un “animal doméstico o amansado” y que el suceso no transcurrió durante un espectáculo público no autorizado. Mientras que según relataron los testigos el suceso, el hombre la emprendió contra este ejemplar marino, porque “le estaba quitando la clientela y que le estaba molestando a él y a los bañistas, ante lo que procedió a capturarlo, sacarlo de la orilla y aplastarlo, provocándole una gran presión sobre la caja torácica, que según la necropsia en dependencias del Aquarium “Costa de Almería”, produjo su muerte por aplastamiento e hipoxia.

Puede interesarte