La próxima vez que piense en entrar a una piscina, la revisaré minuciosamente.

Es común que los dueños de piscinas se encuentren con visitantes indeseados como son las algas o los insectos que se mojan las alas y terminan por ahogarse. Es probable también, que alguna vez se encuentren con un pobre gato que se cayó y sufrió las consecuencias, o con pajaritos que se acercan para tomar agua. Sin embargo, hay algo que es extremadamente poco probable. Estoy hablando de encontrarse con un cocodrilo de 2 metros y medio, nadando en la piscina en la que pensabas zambullirte en breves momentos.

¿Lo crees posible? Pues te cuento que esta es la escena con la que se encontró un hombre de Lower Matecumbe Key, en Florida, Estados Unidos, el jueves 21 de enero de 2016, cuando salió al jardín de su casa para nadar un poco antes de ir a trabajar.

El hombre llamó de inmediato a la oficina del sheriff local, quienes enviaron a los agentes de Pesca y Vida Silvestre a sacar al animal de manera segura y regresarlo a su hábitat natural.

Este video muestra el momento en que el cocodrilo fue liberado para volver al mar:

httpv://youtu.be/Q3KFLvw6Jgc

Este caso sucedió con una semana de diferencia, de que una mujer de Palm Beach, también en Florida, se encontrara con un tiburón moribundo en su piscinaDe todas formas se piensa que fue puesto ahí a propósito, por dos chicos que venían de vuelta de pescar.

¿Cuál sería tu impresión, al encontrarte un cocodrilo en la piscina?

Puede interesarte