Por Luis Lizama
3 agosto, 2020

Fue tanto el amor entre Yamac y su familia adoptiva, que sus padres humanos no soportaron la pérdida. Era un callejero amoroso, que pasó gran parte de su vida en precarias condiciones, con mucho frío. El dolor de perderlo se transformó en solidaridad.

Adoptar es una importante decisión, sólo algunas personas están dispuestas a realizar. Lamentablemente en el mundo animal hay muchos peludos abandonados, que necesitan hogares y, por sobre todo, mucho cariño. Ellos no exigen más que amor, y así ocurrió con Yamac, un abuelito que recibió una segunda oportunidad al final de su vida.

Se trata de un perro de 15 años que fue adoptado en un sumidero de Turquía. Estaba en muy malas condiciones, viviendo en un agujero, donde pasaba sus días sin comer y siendo sólo piel y huesos. Para su fortuna lograron adoptarlo, llegando a una familia donde el amor era lo más importante. Ya no era un cachorro, pero le dieron todo el cariño del mundo. Cuando falleció, fue una pérdida muy importante para sus dueños, tanto así que decidieron Iniciar un proyecto en su honor.

La iniciativa otorga casas a perros callejeros, para que no pasen frío en las calles. Todo esto en honor al querido y viejo Yamac.

 

The Yamac House

La familia de Yamac sabía que le quedaba poco tiempo, pues ya estaba anciano y enfermo. Quizás por eso mismo el amor fue tan intenso. Se aprovecharon al máximo el uno al otro.

The Yamac House

Lo cuidaron tan bien que le hicieron sus propias fiestas de cumpleaños, celebraciones y todo tipo de demostraciones de amor. El día de su muerte, según dijeron sus dueños, el mundo se detuvo. Fue un momento muy complejo, donde la tristeza finalmente terminaría siendo solidaridad.

Decidieron que la mejor manera de honrar a su fallecido perro era entregar ese profundo amor a otros caninos. Así fue como se creó The Yamac House, un lugar donde actualmente viven 35 perros e incluso una lista de espera para ingresar.

The Yamac House

La solidaria tarea de esta familia apunta principalmente a perros ancianos y abandonados, que muchas veces están desahuciados, con un futuro no muy prometedor, ya que muy pocas personas estarían dispuestos a adoptarles.

The Yamac House

No se trata de una hogar momentáneo, sino que de uno permanente, donde el amor y el cariño son los principales pilares del refugio.

Su compromiso es tremendo, así como también único.

The Yamac House

Al ser una organización sin fines de lucro y donde se entrega tantas cosas, muchas veces el dinero no alcanza. Por este motivo, entre otras cosas, es que permanentemente están solicitando ayuda.

Puedes visitar su sitio web y ponerte en contacto con ellos haciendo click aquí. Cualquier aporte a esta bella causa será agradecida por un viejito peludo.

Puede interesarte