Por Alejandro Basulto
15 septiembre, 2020

“Al principio pensé que tenía una máscara realmente original, luego la dejó arrastrarse por los pasamanos”, contó una pasajera. Este hombre es un fiel representante de Slytherin.

Debido a la pandemia del coronavirus, junto con el distanciamiento y aislamiento social, otra de las medidas obligatorias al momento de relacionarse, ha sido el uso de mascarillas para cada ocasión en que uno salga de su casa. Con este dispositivo, diseñado para proteger al usuario de la inhalación de gases peligrosos, se busca evitar los contagios, que han provocado casi un millón de muertes en todo el planeta. Mascarilla higiénica que según recientes investigaciones, ayudaría a hacernos cada vez más inmunes al COVID-19. Pero que aún, su uso provoca rechazo en un sector de la población, que hasta se ha negado a utilizarla.

MEN Media

El que tal vez sea el caso de un pasajero de bus en Salford, Gran Bretaña, ayer. A quien se le vio sin su máscara protectora, mientras las demás personas al borde del vehículo lo miraban sorprendidos. Y no precisamente por el no uso de este aparato esencial, sino que más, por la “cobertura biológica” que tenía en vez. Debido a que este sujeto tenía envuelto en su cuello a una enorme serpiente, que lo acompañó en su recorrido de Swinton a Manchester. Una escena surrealista, que a pesar de que todo el riesgo que significó, fue también definida como “entretenida”.

MEN Media

A medida que transcurría el viaje, este hombre, ante la mirada atónita de los demás pasajeros, decidió quitarse su largo reptil del cuelo, para luego envolverlo alrededor de los pasamanos, mientras parecía no importarle las restricciones por el coronavirus. El sujeto, de al menos mediana edad, parecía no inmutarse frente a la observación de las demás personas a bordo, viéndosele tranquilo y en paz acompañado por su serpiente.

“Al principio pensé que tenía una máscara realmente original, luego la dejó arrastrarse por los pasamanos. Nadie estaba realmente molesto en el autobús, pero un hombre detrás tomó un video (…) Definitivamente fue entretenido”

– dijo una de las pasajeras de 46 años al Manchester Evening News.

Esta curioso registro, se da en un contexto de importante negacionismo y oposición en Reino Unido ante la utilidad y el uso de las mascarillas. Existiendo hasta comerciantes que prohiben su porte en sus tiendas y que solo dejarán entrar a los clientes cuando “se den cuenta de que su gobierno les está lavando el cerebro”. Una situación alarmante y riesgosa por sobre todo para la salud pública, que al menos en el caso de este hombre y su serpiente, tuvo se deshago cómico.

Puede interesarte