Por Luis Aranguren
5 septiembre, 2019

Su novio hizo todo lo que estaba en sus manos para cumplirle el sueño. Apenas vio el resultado, entre lágrimas le agradeció profundamente.

Algunas personas celebran sus cumpleaños basándose en un superhéroe o en cualquier otro personaje de ficción. Pero Marie Taylor no es así, ella está obsesionada con Reuben y Malcolm, sus dos dobermans.

Ambos la llenan de amor a diario con sus tonterías y juegos, cada lamida está cargada de un sentimiento increíble que ella valora.

Facebook / Marie Taylor

Es por eso que para su cumpleaños hizo una extraña solicitud, quería pastelitos hecho con las narices de sus perros. Realmente necesitaba que fueran igual para poder celebrar su día como lo tenía planeado.

«Le dije a mi novio Jack que quiero que se reproduzca EXACTAMENTE fuera de la formación de hielo y se ponga en pastelitos para micumpleaños . Está dentro de 3 meses. Tiene mucho tiempo para organizarlo. Estoy haciendo esto público para que suceda «.

-Marie Taylor

Facebook / Marie Taylor

En ese momento Taylor solo tenía a Reuben, pero al poco tiempo de haber pedido sus pastelitos de nariz llegó Malcolm y claramente no lo podía excluir. Para entonces se había olvidado de lo que quería, su novio por otra parte planeaba algo increíble sin que ella supiera.

Facebook / Marie Taylor

«Mi novio debe haberse dado cuenta porque contactó a una amiga, Whitley Griffith, que trabaja en Sweet & Smooth en Oldham, y ella los hizo».

-Marie Taylor

Facebook / Marie Taylor

El día de su cumpleaños Taylor vio que su novio traía una caja con pastelitos, lo que no se esperaba es que al abrirlo tenía sus amadas narices de perro en cada magdalena. Perfectamente recreadas ambos dobermans estaban incluidos y no pudo hacer nada más que llorar.

Facebook / Marie Taylor

«Estaba en la luna ¡Eran incluso mejores de lo que esperaba!», dijo Taylor a The Dodo mientras intentaba darle un mordisco a uno. Eran tan perfectos que no quería arruinarlos pero en algún momento debía comérselas.

Facebook / Marie Taylor

Quienes no dudaron en darles un buen mordisco fueron Reuben y Malcolm, mientras Marie capturaba el momento y no frenaba su emoción. Todo empezó con una solicitud en Facebook y terminó con el mejor de los cumpleaños.

 

Puede interesarte