Por Catalina Maldonado
9 octubre, 2020

Al ser descubierto deambulando por las calles, notaron que Rufus necesitaba la ayuda urgente de la Unidad de Rescate Animal: estaba demacrado y su columna, costillas y caderas eran claramente visibles.

Para ningún animalito debiera ser justo que la soledad de las calles y el desamor invadan su vida. Todos merecen la oportunidad de tener una familia que los quiera y alimente adecuadamente, pero claro, hay muchos casos en que no es así.  

Sin embargo, y cada vez con más fuerza, son cientos los nuevos refugios y personas de gran corazón que están atentos a nuestros peludos amigos y la posibilidad de salvarles la vida en casos de abandono. Uno de ellos fue afortunado y es que, de no ser encontrado, probablemente habría muerto de hambre. 

Esa es la historia de “Rufus”, un mestizo que fue encontrado deambulando por calles pero que al detenerse a analizar su estado, se dieron cuenta que estaba en “pésimas condiciones” de salud. 

Swale council’s stray dog service

El servicio de perros callejeros del consejo de Swale, en el Reino Unido,  dijo que la mascota perdida se encontraba en “una condición horrible” y estaba demacrada, “con las costillas, la columna y las caderas prominentes”,  llegando a pesar solo 13 kilos. 

Al rescatarlo, descubrieron que tampoco tenía microchip –a pesar de que se hicieron obligatorios a partir del 2016— y por otro lado, un portavoz del refugio dijo que Rufus tenía “una de las peores cargas de parásitos” que jamás había visto en el servicio. 

El pobre perrito, de unos 18 meses aproximadamente, actualmente está en tratamiento para los parásitos y una posible infección causada por el ataque de una mosca. Además fue trasladado a un rescate basado en un hogar de crianza donde continuarán su cuidado.

“Rufus será atendido hasta que recupere la salud en su hogar de acogida antes de estar disponible para su adopción en su futuro hogar para siempre” comunicaron desde el servicio, agregando: “Queremos agradecer al residente que se comunicó con nosotros sobre Rufus, lo encontramos justo a tiempo”.

Sin duda ningún peludo merece llegar a estas condiciones. Por eso, la forma de salvarlos es siempre estar atentos y dar aviso. 

Puede interesarte