Por Lucas Rodríguez
25 marzo, 2020

Los científicos llevaban años suponiendo su existencia. Esto confirma todas sus teorías.

El mundo de la paleontología es algo por el que no se tienen punto medio. O te parece fascinante, en parte porque te recuerda a esa fase que todos tuvimos de ser niños y soñar con los dinosaurios, o crees que estar en medio de un desierto, bajo el sol, a 40 grados, desenterrando un montón de huesos con uno de esos ridículos cepillos minúsculos que usan, es una real pérdida de tiempo. Como sea, no podemos dejar de lado que la tarea que hacen estos valientes hombres y mujeres (a pesar de que no podamos evitar pensar en Ross Geller al mencionarlos, alguien que definitivamente no puede ser descrito como valiente) es fundamental no solo para el mundo de las ciencias, sino que también para el conocimiento de la humanidad en general. 

Unsplash

Enterarnos de nuestros antepasados, al punto de conocer las criaturas que estuvieron en el planeta mucho antes incluso de que el primer mono se bajara de un árbol y decidiera que necesitaba un Starbucks, es una tarea invaluable. A pesar de esto, la mayoría de los grandes descubrimientos de este rubro tienden a pasar desapercibidos a la gran mayoría de nosotros. Eso es lo que venimos a rectificar hoy, nada menos que con una nota sobre un hallazgo que puede haber cambiado todas las leyes de esta hermosa disciplina.

University of California, Riverside

Debemos partir por aclarar una cosa: cuando decimos que se trata de una gran noticia, tienes que verla desde el punto de vista de los especialistas, no el nuestro. Si fuera al revés, estaríamos hablando de algún dinosaurio de varias cabezas u otra bestia mitológica griega. Los placeres del mundo paleontológico son un poco más sutiles. ¿Qué tanto? Su gran noticia es que encontraron fósiles de un pequeño gusano. Un pequeño gusano que vivió hace 550 millones de años atrás. Ya no les suena tan insignificante, ¿o me equivoco?

University of California, Riverside

El Ikaria wariootia, encontrado en Australia, fue señalado como el ancestro en común más antiguo encontrado hasta hoy. Su relevancia es tal, que los científicos daban su existencia como un hecho: ese primer ser vivo debió haber existido en algún minuto, solo que no tenemos cómo probarlo. Ahora pueden. Las universidades y centros de estudio deben estar preparando una fiesta (por videollamda, por supuesto). La publicación en el Proceedings of the National Academy of Sciences lo muestra como digno de esto al menos

University of California, Riverside

Usando scaners láser, pudieron representar la existencia de estos pequeños gusanos (¿creías acaso que aun iba a estar intactos después de todo este tiempo?). Debido a su característica de tener boca y sistema digestivo, son oficialmente el ancestro más antiguo de los mamíferos modernos, incluyéndote a tí, a mí y el resto de las personas que se aburren en cuarentena hoy en día. 

 

Puede interesarte