Por Josefina Bonnefont
17 marzo, 2020

El océano es oscuro y aterrador… bueno, quizás no siempre es aterrador, pero ciertamente tiene misteriosas formas de vida.

Ahora, una nueva y confusa masa de materia biológica apareció cerca de las costas de Bunbury, al oeste de Australia, y es seguro decir que causó que más de algún pescador se rascara la cabeza. Rosado, suave, carnoso e insoportablemente maloliente, este grueso enigma no pudo ser identificado -al menos en un principio-.

Mark Watkins, un pescador de 21 años, claramente nunca había visto algo así: “Cuando nos acercamos nos dimos cuenta de que debía ser una ballena muerta, a causa de su mal olor”, le dijo al diario West Australian. “Su estómago estaba lleno de gas, así que estaba todo hinchado”.

Mark Watkins

Los estómagos de las ballenas tienden a estar repletos de gas durante su vida, pero normalmente se mantiene bajo control. Flotando sobre la superficie del agua un tiempo después de la muerte, los rayos de sol empiezan a golpear directamente en el abdomen, causando hinchazón y finalmente la expansión del estómago. En ocasiones, esto puede provocar que el cetáceo explote dramáticamente.

Corey Donohoe

Después de alejarse del cadáver que estaba a la deriva, Watkins avistó que se estaba empezando a desinflar. Parecía como si un par de tiburones se hubieran presentado en el lugar para darle unos mordiscos a la ex-ballena, lo que causó que sus fluidos y gases gastrointestinales inundaran el Océano Índico.

Mark Watkins

Aunque la especie exacta de la ballena no ha sido declarada, es probable que se trate de una jorobada o una ballena franca austral, dos de los tipos más comunes hallados al oeste de la costa australiana.

“Verlo fue genial”, escribió Watkins en su página de Facebook. “El olor no tanto”. Claramente, la experiencia por completo fue bastante “over-whale.ming”.

ballenax
Ballena Jorobada. Gudkov Andrey/Shutterstock

De verdad alucinante.

Puede interesarte