Por Alejandro Basulto
3 enero, 2020

“No podía creer que una araña pudiera transportar así algo dos veces su peso”, dijo quien tomó la foto.

La naturaleza es increíble. Es tan diversa, hay tanto que ver y se expresa de tantas maravillosas maneras, que muchas veces sin mucho esfuerzo logra sorprendernos. Desde un tranquila planta, pasando por un gigantesca ballena a un pequeño insecto, son capaces de hacernos entender de lo importante y valioso que es cuidar la fauna y flora en la Tierra.

Jérémy Schalkwijk

Y es que el cómo viven, el cómo cazan, el cómo se reproducen… Cada una de esas fases y momentos de su vida son increíbles de por sí, y cuando se pueden visualizar, se aprecia aún más lo maravilloso que puede ser el cómo la naturaleza se expresa a través de la fauna y la flora.

Jérémy Schalkwijk

Es increíble, y por ejemplo, una simple araña, un insecto bastante común en todos los hogares, puede desde asustarnos a dejarnos con la boca abierta de tanto asombro. Como posiblemente ocurrió con Jérémy Schalkwijk, quien cuando vio a este arácnido realizando cierto travesura, apenas pudo sacar una fotografía por el asombro.

Jérémy Schalkwijk

Ya que este joven guía turístico que vive en Sudáfrica, tiene un estanque de peces en el patio de su casa. A los cuales adora y cada cuanto tiempo va a verlos y realmente disfruta ir donde ellos a darles las comidas del día. Por eso posiblemente su sorpresa fue tanta cuando vio una escena en la que su Cleo (llamado en honor al pez de Geppetto en Pinocho) fue víctima de un asalto.

Jérémy Schalkwijk

Ya que con su cámara alcanzó a capturar como una araña enorme sacaba del foso a su amiguito acuático antes que él saliera a una cita con su novia. Las aguas no fueron suficiente defensa para que este animal marino evitara ser cazado por un insecto terrestre. Siendo arrastrado fuera del agua por la gran araña negra, quien lo llevó hacia la pared con la intención de después comerse un crudo de pescado.

Jérémy Schalkwijk ya había sido antes picado por un araña. Con un gran hoyo en su piel como secuela.

“Fue un escenario loco, loco. No se ve eso todos los días (…) No podía creer que una araña pudiera transportar así algo dos veces su peso (…) Nunca había visto algo así antes. Sabía que [las arañas] podían pescar, pero nunca un tamaño tan grande (…) Lo ves a veces con peces pequeños como alevines, pero nunca con un pez dorado. Esto era el doble del peso de la araña (…) Cuando regresamos [ambos], no se encontró a ninguno de los dos animales (…) La araña puede pescar si hay pasto o una rama sobre el agua, pero este era un estanque vertical de concreto”

– dijo Jérémy Schalkwijk, según consigna el medio LadBible.

Esperemos que este joven de 31 años haya aprendido de este suceso a no mirar en menos a las arañas, y por lo tanto, a ser más precavido en el cuidado de sus peces ante sus venenosos colmillos.

Puede interesarte