Por Josefina Pizarro
18 mayo, 2017

“Soy un amante de los animales y no podía dejarlo allí. Me habría sentido tan culpable si algo hubiera pasado con él”.

Tengo que admitir algo: adoro las ardillas. Son tan lindas y adorables que me gustaría tener una casa llena de ellas para abrazarlas y darles todo mi amor. Por desgracia, eso no se puede por dos razones principales: la primera, porque es completamente ilegal y segundo porque no hay ardillas aquí donde vivo. Pero bueno. Este hombre encontró una ardilla huérfana y la “adoptó”. El problema es que esto es completamente ilegal y, si no la libera, puede terminar en la cárcel.

Esta pobre ardilla quedó huérfana después de perder a su madre, pero rápidamente encontró un “padre” de reemplazo en un taller de garaje y ahora se niega a dejar su lado.

Mercury

Incluso si va contra la ley.

Daniel Beckwith, un trabajador de carrocería de autos, cree que la ardilla debe haber caído de un nido cercano en noviembre del año pasado. Desde entonces, el animal, conocido como “Cyril la ardilla”, ha estado viviendo con Daniel en su casa en el oeste de Londres, donde a menudo “juega” con él como si fuera un “perro”.

Pero Daniel ahora se ha encontrado que tiene que decidir qué hacer con su querida “mascota”, pues es ilegal tener ardillas como animales domésticos.

El hombre cuenta: “Estaba en el taller cuando oí un ruido y pensé que vi una rata moverse. Sabía que tenía que sacarlo del mi lugar de trabajo y me acerqué a él”.

“Fue ahí cuando me di cuenta que era una ardilla bebé. Era del tamaño de mi mano”.

Mercury

“Lo puse en un árbol, pero él comenzó a llorar y me llamó. En el momento en que me vio llegar, se detuvo y subió a la caja cuando le ofrecí”.

Al volver, él supo al instante que tendría un compañero de por vida.

“Soy un amante de los animales y no podía dejarlo allí. Me habría sentido tan culpable si algo hubiera pasado con él”.

Desde ese momento, Daniel cree que Cyril lo ve a él como su “madre” y él también se ha encariñado con la tierna ardilla.

Agregó: “Si lo llevara a algún lugar en busca de ayuda probablemente lo liberarán porque es una ardilla gris”.

“No le puedo hacer eso a él. Él vino buscando protección. Le dejaré divertirse y luego veré lo que tenemos que hacer. Pero lo mantendré junto a mí por ahora”.

Mercury

Esto es una ofensa bajo la sección 14 del acto contra la vida silvestre, de introducir y liberar a las ardillas grises en la naturaleza.

Un portavoz dijo, eso sí, que: “Aunque es ilegal tener una ardilla gris sin licencia, felizmente hay opciones para el futuro de Cyril”.

“El señor Beckwith podría solicitar una licencia para mantener a Cyril o podría enviar al pequeño animal a un santuario que tiene la licencia”.

¿Crees que el hombre debería quedarse con la ardilla?