Por Lucas Rodríguez
1 febrero, 2019

Corrió a desamarrarlo. Luego lo llevó a su casa, donde el perro no paraba de lamerlo y abrazarlo. Su dicha porque le salvaron la vida era enorme.

Jared Twedell es un residente de Oregon. Debido a la cercanía de bosques y zonas verdes que tiene su ciudad, Jared está acostumbrado a ver todo tipo de animales acercarse a los sectores que colindan con las zonas menos habitadas de su estado. Ciervos y perros callejeros son los más comunes.

The Dodo

Una tarde que bajaba a dejar su reciclaje a su centro más cercano, vio que en las vías del tren que pasaban a un par de metros, algo no estaba viendo. Notó movimiento. Un lomo que se desplazaba directamente en el camino por el que el tren de carga corría tres veces al día.

Creyó que era un ciervo, pero luego de chiflarle para que se mueva, notó que era un perro. Y que estaba amarrado a las vías con una cuerda.

The dodo

Superando el miedo que lo embargó cuando pensó en la posibilidad de que el tren se encontrara cerca, Jared Twedell bajó de su auto. Se acercó a donde estaba el perro y trató de liberarlo, pero la cuerda no cedía. Al revisar el nudo, notó que había sido hecho con mucha dedicación por alguien con conocimientos especializados. Hay le tomó una nueva sensación: esto había sido totalmente intencional.

El perro se notaba exhausto y deshidratado, pero de todas formas reaccionó con entusiasmo a la asistencia que Jared se acercó para darle. 

The Dodo

Twedell se subió a su auto con el perro en el asiento del copiloto y aceleró. Casi podía escuchar el silbato del tren en el fondo. Llevó al perro consigo a su casa, donde lo dejó en compañía de sus demás mascotas: dos perros rescatados, un gato y un conejo. 

The Dodo

El perro fue apodado Samson. Y aunque sigue siendo técnicamente un hospedado en la casa de su rescatista, Jeff Twedell reconoció a The Dodo que no está engañando a nadie: el perro pasará a quedarse en su hogar. Al menos, eso le ha indicado el mismo Samson. 

 

 

Puede interesarte