¡¡¡¿¿¿Son cuernos???!!!

Los seres vivos que habitamos este planeta, son tremendamente diferentes, y los animales también lo son. Hoy les contaremos la historia de un pequeño gatito que fue encontrado bajo una casa. La familia que los encontró y recogió, no podía creer lo que estaban viendo, cuando lo tomaron y lo miraron de cerca…

Una familia encontró 2 gatitos, en la parte inferior de una casa en Victoria, Australia. Inmediatamente, ellos los levantaron, y los llevaron al interior de la vivienda para protegerlos, mientras el Geelong Animal Welfare Sociaty – una sociedad de cuidado animal- en Victoria, Australia, iba por ellos, para darles atención médica.

El pequeño Frankie -como le dicen, puesto que de cariño lo llamaron Frankenstein tenía una infección en uno de sus ojos, además de 4 orejas. Sí, lo que ves arriba es un gatito de 4 orejas, ¡parecen cuernos!

El cuerpo médico australiano, no pudo controlar la infección en el ojo de Frankie, por lo que tuvieron que removerlo. Una empleada de la organización llamada Georgi, se ofreció para cuidar al gatito en su hogar para su recuperación. 

Pero rápidamente Georgi se enamoró de la dulzura de Frankie y decidió no enviarlo de vuelta a la casa de adopción de la organización. 

«Pocas horas después que llegué con él a casa, me di cuenta que había algo especial en él que no podía enviarlo de vuelta», dijo la mujer a un medio local.

Al trabajar en un centro de adopción animal, Georgi, había tenido que cuidar a más de 80 gatitos el año pasado. Pero Frankie fue el único que se quedó con ella para siempre. 

Las 4 orejas de Frankie, son una malformación genética. El gatito también tiene problemas en su mordida, así que cuando esté más adulto, tendrán que removerle algunas piezas dentales para que pueda comer bien. 

Hoy, Frankie vive rodeado de amor. Georgi, tiene un hijo llamado Arthur que se convirtió en el mejor amigo del gatito.

Todos mueren de amor por él.

Es un roba corazones muy feliz en la actualizad. ¡Síguelo en Instagram!

Puede interesarte