Por Antonio Rosselot
20 agosto, 2020

Este ejemplar —catalogado como “amenazado” por las autoridades— buscaba volver a territorio mexicano, pero el muro le impidió cruzar la frontera y falleció por falta de agua y alimento.

El polémico e inhumano muro que Donald Trump está construyendo en la frontera de Estados Unidos y México ya cobró su primera víctima animal, en una dinámica que probablemente se repita bastante a lo largo del tiempo.

El cadáver de un macho de venado bura, endémico de América del Norte, fue encontrado el pasado domingo 16 de agosto a los pies de esta muralla, cerca de la zona de Dos Lomitas, al este de Lukeville (Arizona, EE.UU) y de su contraparte en Sonoyta (Sonora, México).

Laiken Jordahl

De acuerdo a Laiken Jordahl, activista del Centro para la Diversidad Biológica, probablemente este venado fue impactado por algún vehículo mientras buscaba la forma de cruzar el muro hacia territorio mexicano, con la intención de encontrar agua y alimento.

“El venado bura, el borrego cimarrón y el berrendo sonorense han cruzado la frontera por miles de años, pero ahora por primera vez hay un muro que corta su hábitat en dos. Este venado no es la primera ni será la última víctima del muro fronterizo”.

Laiken Jordahl a Excelsior

TW: Ernesto Méndez

A medida que siga avanzando el muro, el asunto se tornará aún más complicado para la flora y fauna local, que incluye bastantes especies endémicas y en amenaza de extinción.

Resulta que los trabajadores extraen el agua de las napas subterráneas del sector para mezclar con cemento y grava, causando así una sequía nunca antes vista en el oasis de Quitobaquito, uno de los principales de la zona.

Reuters

Y claro, todo esto se debe a las intenciones de un país que no es capaz de empatizar con sus vecinos necesitados ni con los seres vivos del sector, sino que sólo se preocupa de sus propias intenciones.

Puede interesarte