Por Catalina Maldonado
15 septiembre, 2020

“Lo que era un refugio se transformó en una sepultura” asegura el Sistema de Alerta Pilcomayo, quienes indican que la muerte de esos peces no es el único desastre, sino también lo será para todo el ganado que consumirá de estas aguas en el Bañado La Estrella.

Hoy la ecología y sobre todo los animales que alimentan el ecosistema están sufriendo producto del, ya conocido, calentamiento global. La contaminación del aire, la rotura de la capa de ozono, y por consecuencia, la sequía o deshielo en muchos sectores del mundo están provocando masivas desapariciones de especies.

Esta vez, el segundo humedal más grande de Argentina y tercero en Sudamérica, llamado Bañado La Estrella ha sufrido las consecuencias de la sequía en un sector que antes era rico en aguas dulces, ya que en las últimas horas, se dio a conocer la muerte de millones de peces en la zona. 

Sistema de Alerta Pilcomayo

Las imágenes enviadas al Sistema de Alerta Pilcomayo de una gran mortandad de peces en el Bañado La Estrella (Formosa – Argentina), es otra evidencia más a la situación crítica que atraviesa el Gran Chaco, producto tanto de la sequía que por años tienen como también de las industrias que se vienen a instalar a la zona. 

“Los peces provienen del sistema de drenaje que llega al río Paraguay en tiempos de creciente”, cuenta Luis María de la Cruz, coordinador del Sistema de Alerta Pîlcomayo Gran Chaco. “Los que están muriendo vienen subiendo por el Salado, desde la zona de la laguna La Salada y el riacho Porteño, que es donde había algo de agua hasta hace poco”, agrega.

Sistema de Alerta Pilcomayo

¿Entonces la sequía es la gran causante de la mortandad? Si bien la sequía y falta de agua son el principal motivo, lo cierto es que también se suma al cierre de la compuerta del embalse aledaño al vertedero lo que provocó de manera extrema el nivel de uno de los afluentes del río Salado, generando que los peces quedaran sin oxígeno.

Según informan, las compuertas habrían sido cerradas por el gobierno de Formosa para evitar la pérdida de caudal en el proyecto de distribución de agua a los pueblos de la Ruta 81 mediante canales de tierra.

“Más allá de todo lo que impacta es el volumen impresionante de peces muertos una semana después del cierre total de la compuerta“, agrega de la Cruz. “Al correr agua, se mantenía un caudal ecológico mínimo que les permitía vivir. Pero al cortarse ese caudal bajó el nivel, y lo que era un refugio se transformó en una sepultura” finaliza el coordinador.

Sistema de Alerta Pilcomayo

Frente a la consulta por una posible contaminación a consecuencia de esta mortandad, de la Cruz explica que en un ecosistema como el del bañado la Estrella, al morir y descomponerse estos peces, son las aves carroñeras quienes harán su trabajo, sin embargo, estas aguas podrían afectar al ingerirla el ganado de la zona.

“Nos parte el alma ver morir todos esos peces, porque a uno que vive ahí le da pena ver esa escena. Esa agua ya no va a servir para los animales, los productores llevaban las vacas a ese lugar porque es una de las pocas zonas que tiene pasto y ahora no lo van a poder hacer”, agregó de la Cruz. Hay una zona de más de 400 metros con agua estancada con peces en proceso de descomposición.

Sistema de Alerta Pilcomayo

Tanto para de la Cruz como para todo este ecosistema, el suceso es devastador y esperan no se vuelva a repetir en otros sectores donde la sequía también es grave.

Puede interesarte