Por Camilo Morales
31 mayo, 2021

A pesar de que ya tiene 8 años y que ha tenido que aprender a socializar, los voluntarios del refugio dicen que se ha transformado en un símbolo del lugar. Sigue buscando una familia que lo adopte.

Suele existir la creencia de que cuando los perritos abandonados o perdidos llegan hasta un refugio van a poder conseguir rápidamente un hogar o una familia que quiera adoptarlos. Pero a pesar de lo bien cuidados que puedan estar los animales en esos recintos, nada asegura que alguna persona se los pueda llevar de allí. 

Eso fue lo que ocurrió en Moscú, Rusia, en donde un perrito, llamado Tarasik, pasó 6 años desapercibido en un refugio. De hecho, se supo de su presencia recién el año 2020.

Refugio Kozhukhov

Según información del Refugio Kozhukhov, el animal apenas llegó hasta el establecimiento fue puesto en cuarentena. Como la institución tiene casi 2.700 perros, con el pasar del tiempo el can fue quedando en el olvido, ya que nadie lo quiso adoptar. 

Una fotógrafa del lugar contó su historia en la página del refugio, en donde realizó videos de forma cronológica desde que fue encontrado en 2020. Ahí realizó una recapitulación por fechas, tal como si fuera un diario de vida, del progreso de salud del animal.

Apenas fue encontrado no parecía un perrito muy sociable y mordía a los voluntarios cada vez que ellos se acercaban a alimentarlo.

El perrito estaba encargado a una voluntaria llamada Aline, pero tal como informaron desde el lugar el animal nunca fue comunicativo y siempre permaneció en los rincones. Es por eso que fueron pasando los años y ninguna familia se interesó en él.

Refugio Kozhukhov

La información diaria que entregó la institución dio cuenta que el perrito comenzó a acostumbrarse aún más a la gente, y fue tan rápida su evolución que fue trasladado a otra jaula junto a más perros, Miilka y Dymca, de quienes se hizo amigo.

Su adaptación continuó con un rápido progreso, a tal punto que ahora los voluntarios podían alimentarlo sin que Tarasik los mordiera, por lo que se inició una campaña para que pudiera ser adoptado.

Refugio Kozhukhov

Pero como el can ya tenía una edad avanzada, ya que llegó hace algunos años al refugio, durante este último tiempo comenzó a desarrollar un tumor maligno en su ojo derecho. Para evitar la expansión del melanoma el cuerpo médico de la institución decidió extirparle su ojo derecho.

Refugio Kozhukhov

A pesar de esta mala noticia, con el pasar del tiempo Tarasik se ha transformado en un símbolo del hogar de perritos y no ha perdido su alegría que ha logrado desarrollar durante los años. Según el sitio del Refugio Kozhukhov, ahora el perrito representa la esperanza de aquellos perritos abandonados que luchan día a día para poder sobrevivir.

Refugio Kozhukhov

Ahora, este perro que ya tiene 8 años y varios obstáculos que ha logrado vencer, sigue buscando una familia que lo quiera adoptar y lo reciba en su hogar.

 

Puede interesarte