Por Antonio Rosselot
19 febrero, 2021

Este ejemplar, fotografiado por el belga Yves Adams en las islas Georgias del Sur, tiene una condición genética que hace que sus plumas tengan ese color. El fotógrafo tuvo suerte: lo encontró en medio de una colonia de alrededor de 120 mil pingüinos rey.

Somos pocos los que hemos tenido el placer y el privilegio de ver pingüinos en su hábitat natural, pero de todas maneras, seguramente todos aquí somos capaces de identificar a un ejemplar que sea distinto a los demás. La figura de los pingüinos es universalmente blanca y negra, y es extremadamente raro ver otra combinación de colores.

Pero a fines de 2019, el fotógrafo belga de naturaleza Yves Adams se encontró con algo nunca antes visto cuando estaba en medio de su expedición por los rincones más australes del planeta, específicamente en las islas de Georgia del Sur, donde se encuentra una de las colonias de pingüinos rey más grandes del mundo.

Yves Adams

El fotógrafo y el resto de los turistas bajaron en la bahía de esta isla para retratar a las aves, que en este sector suman más de 120 mil ejemplares. Mientras Yves estaba preparando su equipo fotográfico, vio un mar de pelajes negros y blancos dando vueltas por la playa, pero uno de ellos le llamó la atención.

Resulta que dicho individuo tenía su pelaje de color amarillo brillante. Y claro, Yves agarró rápidamente su cámara y le hizo varias fotos, para las cuales el ave posó como si fuese una diva.

“Nunca había visto ni escuchado de un pingüino amarillo antes. Había 120 mil pájaros en esa playa y este era el único de ese color. Todos se veían normales menos este, fue una experiencia increíblemente única”.

—Yves Adams a Kennedy News & Media—

Yves Adams

El mismo Adams comentó que este pingüino posee leucismo, lo que significa que sus células ya no producen más melanina, así que sus plumas negras cambian a este color amarillento y algo cremoso.

En cuanto a la demora por publicar estas fotos —más de un año—, el belga se excusó diciendo que estuvo en una expedición por dos meses y tomó miles de fotos, sobre todo porque en esa época del año la Antártica no se oscurece. Por lo tanto, le llevó varias horas de búsqueda encontrar al pingüino amarillo en su biblioteca.

Yves Adams

¡Otro increíble fenómeno que nos presenta la naturaleza!

Puede interesarte