Y nosotros mismos somos los culpables.

La revista Nature publicó una triste noticia este mes de septiembre: la contaminación del aire mata a 3,3 millones de personas al año. De acuerdo al estudio, la mayor cantidad de las muertes se producen en Asia.

1

sid

Los mayores culpables de estas dramáticas cifras son imperceptibles al ojo humano. Se trata de mini partículas, de menos de 0,0025 milímetros de diámetro, que entran al organismo y tienen graves impactos a largo plazo sobre nuestra salud.

2

Fuente

Pero estas partículas finas no aparecen solas en el aire, nuevamente, los culpables de su existencia somos nosotros y nuestro comportamiento abusivo con el medio ambiente. En su mayoría, son causadas por por el uso de energía residencial, es decir, la quema de leña para calefaccionar el hogar o para su uso en la cocina. Sólo en China e India, este tipo de contaminación mata a alrededor de 1 millón de personas al año.

¿Qué sucede en otras partes del mundo? Bueno, en Estados Unidos la mayor fuente contaminante es la quema de combustibles fósiles, como el petróleo, mientras que en Europa, Rusia, Turquía, Corea y Japón, las emisiones agrícolas son los mayores culpables, principalmente el uso de fertilizantes.

3

Fuente

Lo dramático de este escenario, es que las proyecciones para el año 2015 empeoran la situación: la contaminación podría llegar a matar a 6,6 millones de personas al día.

Pero también existe cierta luz de esperanza. Nature Geoscience, acaba de publicar un estudio sobre la Amazonia, donde en las última década se han frenado sustancialmente los incendios relacionados con la deforestación. Las partículas finas, las principales culpables de las muertes humanas, se han reducido en esta zona un 30%. Esto se traduce en una alegre noticia: La detención del proceso de deforestación en la Amazonia ha evitado entre 400 a 1.700 muertes prematuras de adultos al año, en toda América del Sur.

#SanRafaelQuijos #AllYouNeedIsEcuador #Amazonia #Napo

A photo posted by Juan Andrés Suque Andrade (@suquebsc) on

Este tipo de datos nos recuerda que efectivamente podemos hacer algo para detener las abismales cifras de muertes a causa de la contaminación del aire.

Pero debemos hacerlo pronto.

Puede interesarte