Por Luis Lizama
30 diciembre, 2020

La comunidad animalista la recordará con mucho cariño. Fue una verdadera heroína, que siempre ayudó a los demás, sin importar que fueran humanos o animales. Se contagió con el virus mientras trabajaba en el Hospital Highland (Estados Unidos) y hace unas semanas perdió la batalla.

La solidaridad es uno de los pilares de este mundo. Es un valor basado en el amor y en la empatía.Es un bien cada vez más escaso, por eso se valor mucho. Valerie Louie fue una mujer motivada siempre por sus principios de bondad, por eso y más siempre será recordada.

Enfermera de profesión y rescatista de vocación, lamentablemente ha fallecido en manos del coronavirus. Salvó la vida de miles de perritos necesitados, así como pacientes humanos en su hospital. Precisamente allí fue donde contrajo el virus, que hace unas semanas le arrebató la vida. 

La comunidad está de luto, pero homenajéandola por su incesante trabajo. 

Kron4

Oriunda de California (Oakland), se desempeñaba como profesional de la salud en el hospital local. Siempre destacó por su noble tarea de rescatista, a las que rehabilitaba y daba una segunda oportunidad en la vida.

Tenía 60 años y su etapa final comenzó precisamente mientras desarrollaba su vocación de ayudar al resto. Contrajo el virus en su trabajo y este le quitó la vida el pasado 25 de noviembre.

Chronicle

La triste noticia conmovió a toda la comunidad animalista de la zona, tras la confirmación de su fallecimiento en redes sociales. El centro donde era voluntaria, llamado Rocket Dog Rescue, informó su deceso y le dedicó sentidas palabras. 

Con mucho cariño le llamaban “Val”.

“A lo largo de los años, la influencia de Val en Rocket Dog ha sido incalculable. Tuvo muchos roles diferentes y lanzó programas e iniciativas, incluido nuestro programa de vacunación.

Como se sabe, cualquiera que haya adoptado un perro de Val, ella era una casamentera dedicada y talentosa, que ayudó a miles de personas a encontrar su perro perfecto.

El legado de Val sigue vivo en Rocket Dog, en otros rescates a los que ayudó y guió, y en todos los perros y padres de perros cuyas vidas cambió para siempre”.

–destacó la organización en su Instagram

Instagram Rocket Dog Rescue

La muerte de Val dejará una huella imborrable, sobre todo en las cientos y miles de vidas animales que salvó. Todos quienes tuvieron la fortuna de conocerla, destacan su alegría, solidaridad y brillo. 

Donde sea que esté, no tenemos dudas de que seguirá con su vocación. Ahora, quizás, ayudando desde arriba.

Puede interesarte