Por Antonio Rosselot
26 febrero, 2021

Alain Martin (Francia) fue a la policía local e incluso consiguió un video del disparo que terminó con la vida de Hércules, su jabalí de apenas diez meses de edad. Pero ante la nula respuesta de las autoridades, decidió compartir su pesar y rabia en las redes sociales.

Creo que todos estamos de acuerdo con que la caza furtiva —y la caza de cualquier tipo, la verdad— es uno de los actos más despreciables de los que es capaz el ser humano.

Esa falta de respeto base hacia los animales y su bienestar hace muchísimo daño a nuestro planeta, sobre todo tomando en cuenta la diferencia de poder e intelecto que existe entre el humano y otras especies.

Por lo mismo, este video proveniente de Francia chocó tanto a los cibernautas. En el registro, filmado en diciembre de 2019, se ve a un jabalí domesticado caminando con plena confianza al lado de unos cazadores, a quienes la escena les hace mucha gracia; el animal los olfatea sin preocupaciones.

FB: Hugo Clément

Pero de repente, uno de los cazadores apunta directamente al jabalí con su rifle y le pone una bala en la cabeza, a quemarropa. Luego nos enteraríamos de que este jabalí se llamaba Hércules y pertenecía a Alain Martin, un silvicultor de la zona de Liverdy-en-Brie, que compró 170 hectáreas en el sector e introdujo ciervos y gamos en 1998.

“Hércules tenía diez meses, yo le había dado el biberón. Dormía afuera en la finca, pero todos los días venía a por su leche y pasta a la entrada de casa. Estaba acostumbrado a la presencia humana. Para mí no era sólo un animal, era mi bebé. Me hacía sentir bien”.

—Alain Martin a Le Parisien

Alain Martin

Ese fue el punto de inflexión para Alain que, cansado de la impunidad de los cazadores furtivos, decidió hacer una denuncia a la policía. Los gendarmes comenzaron una investigación y, afortunadamente, encontraron al autor del disparo, que señaló que había matado al jabalí “como parte de la caza”. Cuando Martin pudo conseguir el video del incidente, pudo ver que ocurrió fuera de los límites de su parcela. Por lo tanto “no fue cazar, sino un acto libre. Un asesinato”.

Sin embargo, lo insólito ocurrió: la fiscalía local desestimó el caso y los cazadores quedaron impunes una vez más. Por lo mismo, Alain decidió recurrir a las redes sociales y a los animalistas destacados de la zona para denunciar estos horrores y hacer correr la noticia.

Le Parisien

El llamado de ayuda surtió efecto, ya que Barbara Pompili, ministra del Medio Ambiente de Francia, y otras autoridades decidieron abrir una investigación formal junto con la Oficina Francesa de Biodiversidad.

“Estoy feliz por Hércules. No soy un anti caza, respeto a los cazadores, pero deben tener una ética. Frente a los gendarmes, el autor del disparo dijo que no sabía por qué había matado a Hércules. Por este acto odioso y gratuito, pensé que la justicia sancionaría a este hombre que reconoció los hechos. Me hubiera gustado que los otros cazadores o su federación reaccionaran, que le impongan sanciones. Pero hay un código de silencio…”

—Alain Martin a Le Parisien

Martin dice que la caza furtiva en sus terrenos “ha estado sucediendo desde hace 25 años”, ya que además de dispararle a Hércules, los cazadores furtivos han atacado a varios de sus ciervos y gamos.

Alain Martin

Esperamos que la investigación del gobierno francés termine con esta horrible práctica y se respete el espacio que Martin, con mucho esfuerzo, acondicionó para sus animales.

Puede interesarte