Por Diego Cid
12 abril, 2017

Un verdadero ícono de la supervivencia que no logró ganar la batalla.

Fritz era un cachorro de oso polar que se ganó la atención de distintos medios internacionales después de nacer con problemas de salud en el Zoológico Teirpark de Berlín, Alemania y sobrevivir frente a los malos diagnósticos de los veterinarios. Más de 10.000 respuestas llegaron al parque que pidió sugerencias para poder nombrarlo. Desde entonces se volvió en todo un ícono. Sin embargo, luego de 4 meses, no logró mantenerse con vida.

REUTERS

Un problema al hígado fue el que acabó con la vida de Fritz, a pesar de los cuidados especiales que se le brindaron para que creciera fuerte y sano.

El pelaje de los osos polares comienza a crecer después del décimo día y abren sus ojos entre 4 y 5 semanas desde el nacimiento. Mientras tanto, Fritz, de 600 gramos, era cuidado por su madre, que pesa 300 veces más.

REUTERS

Los encargados del zoológico mantenían su distancia desde que nació, pero seguían cada uno de sus movimientos a través de cámaras infrarrojas y micrófonos.

Por la salud de los pequeños, es mejor que nadie les moleste ya que necesitan paz con su madre para ser amamantados y ganar peso rápidamente. Si hay mucha intervención, existe el riesgo de que la madre abandone a los cachorros.

REUTERS

Sin duda es una lamentable noticia para todos.