Por Monserrat Fuentes
5 octubre, 2018

El pobre perro aprendió que no tiene que meterse con él.

No hay nada peor que alguien te moleste e interrumpa cuando quieres descansar y tener paz, como ese horrible momento en que estás muy cómodo en tu habitación y tu mamá interrumpe tu descanso para pedir que hagas algo. En esos casos no queda más que acatar las órdenes y decirle adiós al ocio.

Pero cuando el que molesta es tu amigo, la cosa es distinta porque ahí sí puedes hacerte a respetar y hacer que él pague por lo que está haciendo.

01 Kênh/Youtube
01 Kênh/Youtube

Dos tiernos perritos de raza pequeña se encargaron de hacerle la vida imposible a un gato que simplemente quería estar recostado al lado de la alberca.

Los caninos rodean al felino y ladran, están ansiosos, ruidosos y con muchas ganas de jugar, el gato hace el intento de jugar con ellos un rato, pero pasado poco tiempo se aburre.

01 Kênh/Youtube
01 Kênh/Youtube

Trata de acomodarse para dormir, pero los cachorros siguen molestando. Ya no pudo soportarlo más y les enseñó a que no se metan con él con un divertida venganza.

¡Empuja al agua a uno de los perros! Qué malvado.

01 Kênh/Youtube
01 Kênh/Youtube
01 Kênh/Youtube

Mira aquí el gracioso video.

Puede interesarte